12 ciudadanos bolivianos fueron expulsados de territorio argentino, por el paso internacional de Aguas Blancas, por decisión de la Delegación Salta de la Dirección Nacional de Migraciones y el Ministerio del Interior.

Se trata de siete hombres y cinco mujeres, todos ellos condenados en diferentes causas por el delito de transporte de estupefacientes y que se encontraban cumpliendo su pena en las unidades penitenciarias federales de Salta, Jujuy y Tucumán.

La Delegación Salta de la Dirección Nacional de Migraciones tomó la intervención que le compete y realizó la coordinación del trámite de expulsión con la colaboración de la Agrupación VII de Gendarmería Nacional en su carácter de Policía Migratoria Auxiliar, quien fue la que efectivizó el transporte de los detenidos hasta la frontera.

Los extranjeros deportados, una vez retirados de las unidades carcelarias, fueron trasladados por Gendarmería Nacional, conjuntamente con personal de migraciones de la Delegación Salta, hasta el Paso Internacional Aguas Blancas, en el norte de la provincia.

Luego de realizados los trámites migratorios correspondientes ante Migraciones Argentina, fueron entregados a las autoridades policiales de Bolivia y tienen prohibición de por vida para el ingreso a la vecina nación.

Conoce más sobre el tema: