Un grupo de bomberos de Cochabamba, que trabajaban contra los incendios en la Chiquitania, decidieron dar por terminado su trabajo este lunes y denuncian que en la comunidad Fortaleza les indicaron que si seguían mitigando el fuego, ellos igual iban a prenderlo de nuevo.

“Nos vamos decepcionados. Hemos venido con el objetivo de contener las llamas”, señaló uno de los bomberos que decidió retornar a Cochabamba.

El bombero señala que no lograban entender por qué algunos comunarios los seguían en motocicleta cuando se dirigían en cuadrillas a zonas donde estaba el fuego, pero creen que estaba relacionado con incendios provocados.

“Estábamos en Fortaleza, con un gran contingente de bomberos y voluntarios logrando apagar, pero viene un comunario a preguntarnos por qué estábamos apagando, si igual ellos lo iban a prender y eso fue lo que pasó porque más allá había focos de calor. El trabajo que realizamos no sirve de nada”, señaló el bombero.

Otra denuncia que se hizo conocer a través de un video en redes sociales, muestra a una voluntaria mostrando una lata de alcohol como prueba, de que había colonos que volvían a encender el fuego en el bosque en medio de una acción de chaqueo.

El pasado 1 de septiembre, EL DEBER hizo conocer el reclamo de al menos cinco cuadrillas de bomberos que se habían topado con el mismo panorama en la zona de Concepción y Lomerío.

Hay focos de fuego que han tenido que ser apagados dos veces por la misma cuadrilla, por la insistencia de los comunarios en la zona de Lomerío y en el norte de Concepción, en una hacienda privada, los bomberos amenazaron a unos maquinistas con quemarles un tractor si es que seguían quemando los cordones de desmonte.

También te puede interesar: