Hace una semana que el médico moxeño Ricardo Rivero Bello, que es un experto en navegación en parapente a motor, dejó su trabajo en San Pablo, Brasil, para integrarse al cuerpo de voluntarios que coadyuvan en la tarea de sofocar los incendios en el municipio de Roboré, habiendo volado incluso hasta el Parque Nacional Kaa-Iya, en la frontera con Paraguay, donde verificó los daños en la fauna y la flora.

Rivero se puso a disposición de la comuna de Roboré, para ello ha realizado vuelos panorámicos señalando los sitios exactos donde se inician los incendios para luego pasar los datos a los bomberos y militares, quienes acuden a pie a sofocar las llamas.

“Los encargados de identificar nuevos focos de incendio usan drones, pero estos aparatos no envían la información correcta para llegar al lugar a combatir el siniestro, entonces esa es mi tarea, pues yo practico el deporte de parapente a motor en Brasil”, dijo Rivero.

“En mis vuelos he visto que de la nada se inicia el fuego, por ello considero que la situación es crítica en esta zona, pero estoy presto a acudir a combatir con los bomberos”, agregó este médico nacido en San Ignacio de Moxos, Beni, el cual ha dejado su familia en Brasil para dar un poco de su esfuerzo y de su habilidad con este tipo de aeronavegación.

“El miércoles por la mañana, luego de un vuelo de dos horas, pude identificar que cerca de la comunidad de Limoncito se han reavivado las llamas, por ello di parte a las autoridades municipales”, añadió Rivero.

Este voluntario no solo ayuda vía aérea, también acude a pie al monte para dejar alimentos, en especial fruta y agua, para permitir que los animales sobrevivientes no mueran de hambre.

“He visto muchos animales muertos quemados, pues también volé hasta cerca de Paraguay, en Charagua, donde evidencié el desastre. Estaré dos días más y retornaré a Brasil”, acotó.

Niegan que el fuego llegó al Kaa Iya

El director del parque Kaa Iya, Jorge Landívar, explicó que los guardaparques están trabajando desde hace más de un mes para evitar que el fuego entre a esa área protegida. Aseguró que no hay incendio en el parque que dirige y mostró los gráficos satelitales para respaldar su afirmación.

De acuerdo con el mapa, lo señalado en color naranja es todo lo quemado hasta hoy. Cómo se ve afecta a Ñembi Guasu, Otuquis, San Matías, Tucabaca, menos en el Kaa Iya.