A pocos metros del ingreso principal de Expocruz, la Gobernación cruceña, dispuso que se instale un equipo de la Brigada Especial de Acción Rápida (BEAR), para vacunar contra la fiebre amarilla y el sarampión a todo visitante que así lo solicite.

La disposición forma parte de un plan de prevención y para ello se tienen disponibles unas 15.000 dosis para reforzar el control tanto en niños como en adultos.

Sabino Daza, miembro de BEAR, informó que han estado desde la primera noche de la muestra ferial y que continuarán en este punto hasta la clausura de la Expocruz. En el tiempo que EL DEBER visitó este lugar, pudo evidenciar una buena cantidad de personas que se acercaron a pedir la vacuna.

En cada aplicación, se recordaba a la gente la importancia de tener los refuerzos contra el sarampión para evitar un brote en el país que "es el único en América Latina que tiene controlada esta enfermedad", resaltó Daza.

La vacuna no tiene ningún costo y es libre para cualquier persona, tanto nacionales como extranjeros que visitan la muestra ferial.