El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirma que el comandante general de la Policía Boliviana, Faustino Mendoza, no hizo política y solo reconoció los logros del Gobierno al afirmar que los más de 37.000 hombres de la Policía Boliviana respaldan el "proceso de cambio".

"Si el comandante ha expresado esa sensación de reconocimiento de los logros del proceso de cambio para su institución, eso no significa que esté haciendo política y decir que está haciendo política, es decir que, a algunas personas les molesta demasiado que alguien reconozca objetivamente los logros que ha alcanzado una institución pública, en este caso la Policía", dijo el titular a su salida de la Casa Grande del Pueblo.

La autoridad calificó la controversia como una "polémica innecesaria", enfatizando que antes "la Policía tenía condiciones artesanales de trabajo y lo sabemos, hay que tener un poco de memoria para saber que no tenían patrulleros, infraestructuras y en los últimos años se ha mejorado sus condiciones de trabajo, un parque automotor que se ha incrementado de 380 a 4.000, hay policía aérea, estamos en la implementación del BOL-110".

"No tengo para nada que condenar al comandante de la Policía, por el contrario, tengo que felicitarlo porque está reconociendo que conjuntamente hemos trabajado mucho en el engrandecimiento de la Policía", agregó el ministro.