Cuarenta y ocho horas después de que se confirmara la quema de más de 3,5 millones de hectáreas en la Chiquitania, el presidente Evo Morales aseguró ayer que “estamos ganando la batalla al fuego gracias a la respuesta rápida y efectiva del Gobierno”. Ambientalistas y opositores bolivianos señalaron que sus palabras son “indignantes” y muestran el grado de cinismo que tiene el mandatario dado que fueron sus políticas desarrollistas las que llevaron al actual desastre.

El mandatario boliviano intervino ayer en el foro de la Alianza por las Selvas Tropicales la Amazonia que convocó la ONU en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas que se lleva a cabo en Nueva York.

“Hace varias semanas estamos enfrentando incendios forestales en varios continentes, en mi país, hace un mes atrás hemos tenido 8.000 focos de calor, gracias al esfuerzo de nuestro pueblo y Gobierno, estamos reduciendo los mismos y estamos ganando la batalla al fuego, nuestra respuesta ha sido rápida y efectiva, gracias a la infraestructura, equipamiento y los recursos económicos y humanos con los que contamos como Estado”, dijo la autoridad nacional.

Morales insistió en sus críticas al modelo capitalista, afirmando que “el sistema capitalista busca la ganancia sin límites, fortalece el divorcio del ser humano con la naturaleza, establece la lógica de dominación de los hombres sobre la naturaleza y convierte en mercancía el agua, la tierra, las funciones ambientales, las culturas ancestrales, la biodiversidad, la justicia y la ética”.

El primer mandatario consideró que “los problemas globales que enfrenta la humanidad deben tener respuestas de alcance mundial”, abogando por una labor de manera mancomunada, “en el marco del respeto a la soberanía de los Estados, sin comprometer el derecho al desarrollo de las comunidades más vulnerables”.

“Como decimos en Bolivia, el único camino es la unidad ante la adversidad, hoy sufrimos los efectos del cambio climático en todo el planeta, la vida de nuestra Madre Tierra está en grave riesgo, mientras que seguimos esperando que los países desarrollados con mayor responsabilidad en esta crisis climática, cumplan con sus compromisos de reducción de emisión de carbono, nuestros pueblos enfrentan una vez más con mayor rigor huracanes, sequías, incendios y otros fenómenos extremos”, acotó Evo.

“Todavía estamos a tiempo de salvar a la Madre Tierra, pero debemos actuar ahora”, finalizó.

El modelo de Evo

Las reacciones en Bolivia no se dejaron esperar. El ambientalista e investigador del CEJIS, Leonardo Tamburini calificó de “irreales e indignantes” las palabras de Evo Morales y señaló la hipocresía de mostrarse como un ambientalista respetuoso de la Madre Tierra cuando en el país lleva adelante políticas desarrollistas y capitalistas en alianza con los empresarios que están destruyendo la naturaleza. Estamos lidiando contra los incendios “por la tozuda posición de no declarar desastre nacional”.

“Evo Morales encarna el modelo capitalista que afuera critica. La alianza con los sectores empresariales es la principal causa de los incendios que tenemos”, indicó. El exvicepresidente y candidato presidencial, Víctor Hugo Cárdenas, aseguró en su cuenta de Twitter que “¡Evo miente en la ONU! La verdad: perdimos la batalla contra el incendio ¡Más de cuatro millones de hectáreas quemadas!”.

Por su parte, el candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, aseveró que “Morales mintió y demostró demasiado cinismo”. Para Mesa, Morales cometió una ofensa a la tragedia de la Chiquitania.

“Las mentiras de Evo Morales en el Foro de la Amazonia son una ofensa inadmisible a la más grave tragedia que hoy hiere a la Chiquitania. Es demasiado cinismo decir que actuó a tiempo, cuando el bosque sigue ardiendo”, sostuvo mediante redes sociales.

AMBIENTALISTAS ENVÍAN UNA CARTA ABIERTA
Diversas organizaciones ambientalistas enviaron ayer una carta abierta a los países de la ONU para denunciar las políticas extractivistas del Gobierno del presidente Evo Morales que están destruyendo la naturaleza en Bolivia. Además, exigen que el mandatario declare “desastre nacional” para enfrentar la ola de incendios que azotan a más de 3,5 millones de hectáreas de la Chiquitania.

“Las políticas contradictorias del Gobierno de Morales nos han llevado a incendios catastróficos que están destruyendo nuestro patrimonio natural (actualmente más de 3,5 millones de hectáreas de bosque —del tamaño de Luxemburgo—se han destruido) y puesto en peligro la sobrevivencia de comunidades indígenas.