Opinión

Vía crucis en El Alto

Guido Alejandro Arana Hace 8/20/2019 8:00:00 AM

El partido número 10.000 del fútbol profesional boliviano se jugó el sábado 17 de agosto entre Always Ready y Destroyers en el estadio de Villa Ingenio, donde se registró el apabullante 6-0 que el local estructuró, sin despeinarse, sobre una destartalada Máquina Vieja que no resistió más de 60 minutos del juego convertido en suplicio inacabable.

Paciente como ave de rapiña, Always aguardó el desmoronamiento gradual de su desfalleciente presa antes de darse un festín con el que se impulsó, sin mucho esfuerzo, al lote de equipos punteros.

Aquel dato solamente sirve para nutrir las estadísticas porque el hecho incontrastable que capta la atención y permite nutrir esta 

columna es que el escenario localizado en la ciudad de El Alto, a más de 4.000 metros de altura, se ha convertido en inexpugnable fortaleza de la banda roja, en particular para los equipos cruceños que vuelven a casa aplastados y humillados por un rival implacable que, además de las debilidades de sus adversarios llaneros, extremas en algunos casos, explota muy bien las ventajas innegables que le conceden las condiciones de su localía: altura, escasez de oxígeno, cancha rápida de pasto sintético, clima seco y frío cuando no el sol quemante del altiplano a las tres de la tarde.

Debe reconocerse el acierto de los dirigentes ‘siempre listos’ del CAR cuando, de retorno a la División Profesional tras décadas de ausencia, decidieron jugar en El Alto donde, además de captar ciertas simpatías y el apoyo de los alteños, convirtieron el estadio de la enorme y populosa urbe en paredón de fusilamiento de los seis equipos cruceños que, uno tras otro, sin clemencia ni salvación posible, cayeron acribillados como lo muestran los números de ocho partidos, seis por el torneo Apertura y dos en lo que va del Clausura: 3-0 a Blooming, 3-1 a Sport Boys, 2-0 a Destroyers, 6-0 a Guabirá, 6-0 a Royal Pari y 5-0 a Oriente Petrolero.

En el Clausura, Oriente (3-0) y Destroyers (6-0) han iniciado la ronda de nuevos duros reveses que puede extenderse en las restantes cuatro visitas cruceñas.

Ocho victorias en igual cantidad de encuentros, en la bolsa el 100% de los puntos en juego, 34 goles a favor, un promedio de algo más de 4 por fecha, uno solo en contra, establecen unas notables e inéditas diferencias en favor de los dirigidos por el ‘Emperador’ Julio César Baldivieso, verdugos insospechados de los cruceños en las alturas de El Alto.