El gasto corriente ha alcanzado en la presente gestión un nivel récord de Bs 131.756 millones dentro del Presupuesto General del Estado (PGE-2019). Y mientras la Fundación Jubileo advierte que podría derivar en déficit fiscal y mayor endeudamiento externo, el Ministerio de Economía alega que es un presupuesto sostenible y rechaza las críticas.

Los gastos corrientes, que tuvieron un significativo crecimiento durante toda la bonanza, con un retroceso en 2016 como efecto del shock de precios internacionales, han estado expandiéndose nuevamente y alcanzarían un nivel récord para 2019, concluye el documento ‘Con menores ingresos, se reduce la inversión y aumentan el gasto y la deuda’ de la Fundación Jubileo.

“Se tiene presupuestado un monto de Bs 131.756 millones, como gastos corrientes del sector público para 2019, mayor en 8% con relación a 2018, cuando llegó a Bs 121.729 millones. Como se ha estado advirtiendo por varios años, los niveles alcanzados por estos gastos y su persistente crecimiento, representan un riesgo latente de insostenibilidad de las finanzas públicas a futuro, considerando la verdadera disponibilidad de ingresos públicos de los últimos años”, señala el análisis.

Como antecedente, se tiene que el segundo nivel más alto planificado como gasto corriente en el presupuesto, fue el año 2015, cuando llegó a Bs 126.626 millones, precisamente, durante la bonanza económica.

Concepto

Se entiende por gasto corriente, a la cantidad de dinero destinada al consumo. Por ejemplo, al pago de nóminas de los empleados, compra de bienes y los servicios que se consideran imprescindibles para realizar las funciones administrativas.

Insostenible

El estudio determina más adelante, que las tendencias que se observan en el presupuesto, podrían resultar en una situación insostenible a futuro, tanto por el crecimiento del gasto público como por su orientación que prioriza los gastos corrientes.

“El crecimiento del gasto y del endeudamiento, tiene o debería tener límites que, aparentemente, no están siendo considerados por las autoridades del Gobierno”, afirma el documento.

Ítems y salarios

El Ministerio de Economía, no tardó en responder el documento de la Fundación Jubileo, apuntando que el análisis de sus expertos, “comete gruesos errores respecto al análisis de las cifras del PGE 2019”.

“El gasto corriente crece por la creación de ítems en salud y educación y los incrementos salariales por encima de la tasa de inflación para dichos sectores. Pero es perfectamente sostenible”, aseguró la entidad del Gobierno, en respuesta a un cuestionario de EL DEBER, sobre el tema en cuestión.

Recordó que en el sector de educación, en 2005, existían 138.243 ítems. Para 2018, dicha cifra sube a 186.046, lo que significa que en 13 años, se han creado 47.803 ítems para maestros que brindan enseñanzas a niños y jóvenes. En salud, en 2005, se tenían 17.984 ítems para médicos y enfermeras. Para 2018, suben a 36.720; es decir que en dicho periodo, se han creado 18.736 puestos para médicos y enfermeras.

“Asimismo, todos los años se han otorgado incrementos salariales por encima de la tasa de inflación lo que permite incrementar el poder adquisitivo de los trabajadores. Sin embargo, el gasto corriente está completamente cubierto por los ingresos corrientes. En 2018 se alcanzó un superávit fiscal corriente de 4,7% del PIB. Esta explicación echa por tierra los argumentos de Jubileo”, expresó el Ministerio de Economía.

El aumento porcentual

Para verlo desde una perspectiva directa, un cuadro estadístico de la Gobernación de Santa Cruz, elaborado en base a datos del Ministerio de Economía, muestra que solo para el pago de sueldos y salarios, el presupuesto asignado se incrementó un 3% entre 2018 y 2019.

El 2018 se presupuestó un total de Bs 38.845 millones, de los cuales, un monto de Bs 14.321 millones se destinó para el magisterio y el sector salud.

El presupuesto para este año (como dato preliminar), es de Bs 39.968 millones, de los cuales, para el magisterio y salud, se estableció un monto de Bs 14.583 millones.

En la categoría Resto (del sector público), el presupuesto bajó de Bs 5.301 millones a Bs 5.298 millones. En tanto que para la Policía y las Fuerzas Armadas, los recursos subieron de Bs 4.241 millones a Bs 4.456 millones, entre 2018 y 2019.

La mirada de los expertos

Las diversas evaluaciones de expertos en economía, siguen advirtiendo que el camino del modelo estatal no se ve bien. Pero también el Gobierno, sigue refutando las opiniones contrarias.

El analista económico, Armando Álvarez, sostuvo que en una situación de déficit fiscal, si cualquier gasto se incrementa por encima de lo que crece el ingreso, cualquiera sea la razón, ello contribuye a aumentar el déficit.

“Este déficit que debe ser cubierto con mayor deuda. Así estamos cinco gestiones consecutivas, de un déficit fiscal y endeudamiento público crecientes”, puntualizó.

El analista económico Carlos Schlink, evocó un ejemplo familiar para explicar la administración de los recursos.

“Cuando a uno le disminuyen los ingresos en su familia o trabajo, hay que hacer restricciones a sus gastos. Nuestros niveles de ingresos en el país han disminuido, sobre todo, por la venta de los hidrocarburos. Pero el Gobierno tiene por política, seguir incrementando el gasto corriente. Están obligados a pagar los sueldos porque es un gasto inflexible. Lo que debe hacer el Gobierno, es reducir el aparato estatal. No tener los 20 ministerios como tiene en la actualidad y duplicar esfuerzos para seguir atendiendo a todos los sectores estratégicos”, planteó.

En tanto, Alberto Bonadona, planteó observar lo que está buscando el Gobierno con estas medidas y se respondió que en este año electoral, no tiene un fin eco social, sino político.

“Este año tiene que mostrar que se está gastando en el sector salud, porque ha sido uno de los sectores observados. En cuanto a la manera de hacerlo sostenible, tenemos ciertas fuentes como para hacer eso. No solo están las Reservas Internacionales, sino hay la posibilidad de créditos y el propio déficit fiscal que si bien ha estado en torno al 7%, si sube al 8 o 9% no es algo que podría alarmarnos tanto, mientras no ejerza presiones inflacionarias”, sostuvo Bonadona.

Frente a los cuestionamientos, el Ministerio de Economía expresó que los aspectos aplicados por el Estado, muestran un adecuado manejo de la economía boliviana que contrasta con los intentos de análisis “cuyo único fin es desmerecer una impecable gestión económica que ha puesto a Bolivia en los primeros sitiales de reconocimiento internacional por su sólido desempeño en términos macroeconómicos y de reducción de la desigualdad y la pobreza”.

Tags