Delegaciones de 15 países latinoamericanos se reunieron en San Ignacio de Velasco en un taller que busca preservar las áreas protegidas y los bosques modelos. Se tocaron temas referidos a la ocupación del territorio con gestión sostenible y cómo los municipios pueden desarrollar la capacidad para administrar estos territorios.

Roberto Vides, de la Fundación del Bosque Seco Chiquitano (FBSC), relató que son muchas las amenazas que se ciernen contra la floresta, como el crecimiento de la frontera agrícola, la expansión de las colonias menonitas o la ganadería extensiva hacen peligrar las fuentes de agua.

Otro peligro para el bosque chiquitano son los asentamientos humanos no planificados, como de los interculturales en los municipios de San Ignacio, San Miguel, Concepción, San Rafael y San José de Chiquitos. /Carlos Quinquiví

Tags