El fútbol europeo sumó otro capítulo de violencia. Dos diferentes grupos de hinchas radicales del Dinamo de Zagreb se agarraron a hachazos en una brutal pelea que se registró en las calles de la ciudad de Georgia (Croacia) después del partido Saburtalo Tbilisi, donde el equipo croata salió vencedor por 0-2.

Fue el espectáculo que cobró importancia puesto que los ultras utilizaron todo lo que tenían a su disposición: cinturones, martillos, insultos y hasta que uno de ellos sacó el hacha para atacar sin ninguna contemplación.

La división surge en torno a la figura de Zdravko Mamić, expresidente del club, fugitivo de la justicia por fraude en los traspasos de Luka Modric al Tottenham (2008) y de Dejan Lovren al Lyon (2010).