Rocco Morabito, uno de los capos de la mafia calabresa y “rey de la cocaína”, figura en la siniestra lista de los 10 delincuentes más buscados del mundo.

Desde ayer, está otra vez en la calle gracias a una espectacular fuga del centro de reclusión de Montevideo junto a otros peligrosos delincuentes extranjeros.

El escurridizo capo italiano había sido detenido en 2017 y esperaba su extradición a Italia, donde debe responder por graves delitos. La fuga ha desatado un conflicto diplomático luego que el Gobierno de Roma reclamara a Montevideo por la salida irregular de este peligroso recluso.

“Cuatro personas con arresto administrativo” alojadas en un centro de reclusión de Montevideo se “fugaron por las azoteas del edificio mediante boquete y copamiento (invasión) de una finca lindera”, donde robaron dinero a los propietarios, informó el Ministerio del Interior en un comunicado.

“Entre los fugados se encuentra el italiano Rocco Morabito, quien estaba a la espera de su extradición por parte de la Justicia italiana siendo investigado por tráfico internacional de drogas”, señaló el texto oficial.

La reacción del gobierno italiano no se hizo esperar. “Es desconcertante y grave que un criminal como Rocco Morabito, jefe de la ‘Ndrangheta’ (ndlr: mafia calabresa), haya logrado escaparse de una prisión en Uruguay en donde esperaba la extradición”, dijo el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini.

“Me comprometo a aclarar la forma en que fugó, solicitando explicaciones inmediatas al gobierno” de Uruguay, y a continuar “persiguiendo a Morabito, donde quiera que sea, para meterlo a la cárcel como merece”, aseguró.

Morabito, de 52 años, fue detenido en 2017 en un hotel de Montevideo tras residir por años con otra identidad en el balneario uruguayo de Punta del Este. Era buscado desde 1995 por asociación ilícita y tráfico de drogas.

Tags