El presidente Evo Morales afirmó hoy que miles de personas no pudieron llegar a Chimoré para el lanzamiento de la campaña del MAS el sábado y que lo llamaron hasta llorando, debido a que no existían más buses para trasladarse a ese sector del Trópico de Cochabamba.

"Miles y miles se quedaron en el camino, algunos me llamaron llorando, no había buses para llegar a la concentración, esto demuestra que el pueblo está con el proceso de cambio", dijo hoy el jefe de Estado desde Sucre.

Ratificó que quedó sorprendido y satisfecho por la concentración, que según sus cálculos superó el millón de personas. "La derecha nos acusó de usar un bien público para nuestra concentración, acaso esta avenida no es un bien público, todos los partidos nos concentramos en avenidas, en campos deportivos", dijo.

Calificó de mentira que se pudiera destruir el espacio, como advirtió la oposición. "Que mentira, anoche estaba repasando, en Chimoré aterrizó el avión más grande del mundo y no ha destrozado, cómo van a decir que un millón de compañeros van a destrozar el aeropuerto, no saben con qué acusarnos, mentira tras mentira", agregó.

"Bolivia dijo no al neoliberalismo, no al pasado, no a la derecha, porque nos dejaron un Estado mendigo, limosnero, dependencia de regalitos, de ayuda, nos dejaron sin capacidad de endeudamiento", concluyó Morales.

Conoce más sobre el tema: