El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de La Paz (Felcc), Jhonny Aguilera, informó este lunes que las investigaciones apuntan que la banda que comercializaba medicamentos adulterados generaban un movimiento económico cercano al millón de dólares, cifra que aguarda ser corroborada por la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF).

El pasado fin de semana, la Policía intervino en Desaguadero tres galpones donde una familia acopiaba los medicamentos adulterados que ingresaban desde Perú (a través del contrabando hormiga), y desde acá eran distribuidos camuflados en cajas de galletas.

“En los últimos cuatro operativos hemos encontrado Bs 500.000, suponemos que son producto de las ventas del jueves y viernes, es mucho dinero. Haciendo un avalúo, a ojo de buen cubero, se calcula que la afectación es cercana al millón de dólares por el precio de venta de estos productos”, precisó Aguilera.

Agregó que el operativo realizado en Desaguadero propició un golpe fuerte a los mayoristas y tras la intervención se logró paralizar esta actividad ilícita en la localidad fronteriza con Perú.

“Los golpes que ha asestado la Policía son a los mayoristas, a las personas que acopian y que distribuyen al por mayor. Todavía no hemos ingresado al comercio hormiga, que se traduce en los puestos de venta en mercados y ferias, hemos golpeado a los distribuidores”, recaló.

Aguilera explicó que la hoja de ruta que seguían la venta de los medicamentos adulterados están distribuidos en la zona rural del país y ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

De acuerdo con la Felcc, la comercialización de medicamentos adulterados en Bolivia asciende al 21% del comercio nacional, desde el punto de vista de las empresas, al 0,2% del Producto Interno Bruto (PIB), y asciende a 1.100 personas que pierden sus fuentes de trabajo anualmente en las industrias farmacéuticas.

Te puede interesar: 

La red de falsificación recibía medicamentos de una fábrica en Arequipa

Pese a operativos, hay venta de medicamentos en dos mercados

Medicamentos adulterados eran traficados desde Perú a todo el país