Pasó de ser un delincuente común a un ícono de la historia de los derechos civiles.

El-Hajj Malik El-Shabazz, conocido en sus primeros años como Malcolm Little, y como Malcolm X cuando entró a las filas de la Nación del Islam, transformó su errática historia en una cruzada favorable para los estadounidenses descendientes de africanos, y víctimas de la discriminación.

Hoy, 19 de mayo, se cumplen 94 años de su nacimiento. Con tres tíos asesinados por el Ku Klux Klan, otro en un linchamiento, su padre muerto trágicamente, una abuela violada por un blanco escocés, lo que le dejó como herencia el tono rojizo de la cabellera (por eso le decían ‘red’), dos casas incendiadas en su niñez y una en su adultez (una semana antes de morir asesinado), una infancia en centros de acogida, una madre internada por 26 años en un siquiátrico, un profesor que le dijo que estudiar Derecho no era un opción para un negro, y un Estado que lo consideraba ciudadano para mandarlo a la Segunda Guerra Mundial, pero no para respetar sus derechos, se vio empujado a la delincuencia.

Involucrado en robo, proxenetismo y narcotráfico, en 1946 fue sentenciado a diez años de cárcel, pero cumplió seis años allí, donde gracias a uno de los presidiarios recuperó el gusto voraz por la lectura, y encontró al verdadero Malcolm X, el líder. “Pasaron meses en los que pensaba que no estaba encarcelado. De hecho, hasta entonces, nunca había sido tan verdaderamente libre en mi vida”, dijo en su autobiografía.

La Nación del Islam

En 1952, tras recuperar la libertad condicional, visitó a Elijah Muhammad, líder de la Nación del Islam, grupo que seguía la doctrina musulmana, que Malcolm X conoció en prisión, y en el que tuvo un ascenso muy rápido, hasta ser considerado el segundo líder más influyente después de Elijah Muhammad. A Malcolm X se acredita el aumento de afiliados, de 500 en 1952 a 25.000 en 1963, y de inspirar a unirse al boxeador Muhammad Ali.

En marzo de 1953, Malcolm X se puso en el radar del FBI, que le abrió un expediente ni bien se autoproclamó comunista.

En 1958 Malcolm X se casó con Betty Shabazz, con quien tuvo seis hijas, dos de ellas, gemelas, nacidas tras su muerte.

Se flexibilizó y murió

El 8 de marzo de 1964, Malcolm X anunció públicamente su ruptura con la Nación del Islam. Dijo que aún era musulmán, pero que la Nación había llegado lejos con sus rígidas enseñanzas religiosas, también se rumoreó de sus desavenencias con Elijah Muhammad, en primera instancia por su desordenada vida extramarital, y en segunda por los celos, ya que Malcolm X se volvió favorito de los medios de comunicación.

Una vez fuera de la Nación del Islam, y después de una peregrinación a La Meca, Malcolm X se convirtió al sunismo y fundó la Muslim Mosque y la secular Organización de la Unidad Afroamericana. Con esto también flexibilizó su discurso, dejó de decir que los blancos eran raza de diablos y empezó a hablar de derechos humanos

Abandonar la Nación del Islam le valió amenazas de muerte. Malcolm X fue asesinado antes de dar un discurso en Nueva York, el 21 de febrero de 1965, una semana después de que su casa fuera incendiada, cuando sus guardaespaldas fueron distraídos intencionalmente en medio del tumulto de gente.

A Malcolm X se acredita el aumento de la autoestima de los afroestadounidenses y reconectarlos con sus herencias africanas. A diferencia de Martin Luther King, él no era un acérrimo defensor de la no violencia en la lucha por los derechos.

1. Adversario. Con Elijah Muhammad, líder de la Nación del Islam
2. Con Fidel. Se encontraron por única vez en 1960, en Harlem
3. Mohamed Ali. El boxeador fue muy cercano a Malcolm y su familia
4. El funeral. Más de 30.000 personas lo despidieron

Tags