Constitucionalistas y analistas, consultados sobre los posibles cambios en la norma electoral respecto a la admisión de renuncias de candidatos a presidente y vicepresidente, advierten que se podría provocar una grave confusión en los electores y además se demostraría que las elecciones primarias no tienen ningún sentido, ya que se iría en contra de ley que las convocó y que establece que sus resultados son vinculantes.

“El problema de fondo es que, si se abre el proceso de renuncias y reemplazos, yo creo que las primarias deberían anularse, porque no tiene ningún sentido que el Estado pague las primarias con plata de todos los bolivianos y que después se pueda renunciar y ser reemplazado por alguien que no participa en las primarias”, manifestó el constitucionalista José Luis Santisteban, en contacto con EL DEBER.

El experto indicó que el argumento del TSE para rechazar la renuncia del candidato a presidente por el PDC, Jaime Paz, era que la norma era vinculante y no contemplaba las renuncias. “La ley 1096 establece que ningún ciudadano puede ser candidato a presidente o vicepresidente si no va a un proceso primario, quiere decir que yo no puedo optar por la renuncia o reemplazo, porque el reemplazante no ha nacido de las primarias. Si se hace así se está violando la ley 1096”, explicó.

Ayer por la tarde, Antonio Costas, vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral, se abrió a analizar las renuncias de los candidatos a la presidencia y vicepresidencia, luego de que las nueve fuerzas habilitadas para las elecciones generales presenten sus postulantes a diputados y senadores, plazo que se cumple este viernes 19.

“Sin embargo, a partir del día 19, se abre lo previsto en la Ley 026 que establece desde la verificación de los requisitos y las causales de inelegibilidad, la postulación de candidatos, la presentación de listas y la sustitución de candidaturas. ¿Qué quiero decir con esto? Que hay dos factores, una primera fase, previa al 19 y habrá una segunda fase posterior al 19”, explicó Costas. 

En criterio del analista Manfredo Kempff, los cambios que se analizan deterioran más la imagen del TSE y del mismo proceso eleccionario. “Lo veo como creo que lo estamos viendo todos, en una confusión muy grande. Una confusión muy grande que, además, esta visiblemente aproximada a los propósitos y deseos del gobierno actual. Todo lo que vemos se produce en el TSE es algo prácticamente que se lo espera porque calculamos de inmediato que es de beneficio para el candidato oficialista. Nos confundimos todos”, explicó.

Kempff también dijo que los cambios en la norma se perciben con desencanto y molestia, porque no se resolverán ni con los observadores de organismos internacionales que llegarán al país para el 20 de octubre. “Mucha gente puede decir que están entrando en razón, pero no es así, lo que pasa es que están adoptando normas y actitudes que van a seguirán favoreciendo al partido en Gobierno”, manifestó.

Puedes leer:

El TSE dice ahora que se puede cambiar a los candidatos desde el 19