Un sujeto, que aún no fue identificado, ingresó al templo misional de San Ignacio de Velasco y causó destrozos al santo sepulcro, donde está la imagen del cuerpo de Jesucristo, que es sacado cada año en procesión durante la Semana Santa.

El desconocido sacó de su pedestal a la virgen Dolorosa y la tiró al suelo, subió al altar mayor y destrozó la imagen del crucificado, el sagrario, desvistió a San Antonio, quebró vidrios de las ventanas y arremetió contra candeleros que quedaron tirados por el suelo.

El cacique del cabildo indígena Vicente Chuvé dijo que a las 18:00 estaban en la parroquia, ubicado al lado de la catedral, cuando escucharon los ruidos en el templo y trataron de ingresar, pero el sujeto que causó la profanación bloqueó con bancos las puertas.

Así quedó el interior de la catedral:

Luego el delincuente, que al parecer estaba bajo efectos de alguna droga o con problemas mentales, escapó por una de las puertas que tiene la catedral. La diócesis suspendió la misa de esta noche por el atentado al templo, a la Iglesia Católica y a la fe de un pueblo.

El hecho fue denunciado ante la Policía boliviana de frontera para que encuentre al culpable.