Tras el fallido levantamiento cívico-militar encabezado por Juan Guaidó, Nicolás Maduro y el chavismo pasaron a la ofensiva impulsando la detención del líder Leopoldo López y movilizando sus tropas contra la oposición.

Ayer, una corte venezolana ordenó el arresto de López, informó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Maduro y la Fuerza Armada de Venezuela se declararon en ofensiva contra los “golpistas”, al reafirmar públicamente su unidad tras el fallido alzamiento militar liderado por el opositor Juan Guaidó.

Maduro y el alto mando aparecieron al amanecer con unos 4.500 soldados en un acto transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión, al tiempo que se confirmaba que cuatro opositores murieron en protestas ocurridas el martes y miércoles.

“Sí, estamos en un combate, máxima moral en ese combate para desarmar a cualquier traidor, a cualquier golpista”, dijo Maduro desde una tarima, con gorra militar, en Fuerte Tiuna, principal destacamento del país petrolero en Caracas.

Repitiendo la consigna “leales siempre, traidores nunca”, el gobernante señaló a los militares que no deben vacilar a la hora de desarmar conspiraciones opositoras y de Estados Unidos.

“Nadie puede tener miedo, es la hora de defender el derecho a la paz”, afirmó Maduro, quien marchó con los oficiales y la tropa dentro de la instalación.

Sus llamados llegan tras el alzamiento el martes de un reducido grupo de militares bajo el liderazgo de Guaidó, reconocido como mandatario interino de Venezuela por más de 50 países.

Armados y con vehículos blindados, los efectivos se apostaron frente a una base aérea de Caracas junto al opositor, quien pidió a toda la Fuerza Armada apoyar la sublevación.

Pero la cúpula militar ratificó su adhesión a Maduro y 25 rebeldes pidieron asilo en la embajada de Brasil. El opositor Leopoldo López, liberado por ellos de su prisión domiciliaria, se refugió en la legación española. “Ha llegado la hora de combatir, ha llegado la hora de dar un ejemplo (...) al mundo y decir: en Venezuela hay una Fuerza Armada consecuente, leal, cohesionada, unida como nunca antes, derrotando intentonas golpistas de traidores que se venden a los dólares de Washington”, subrayó Maduro.

En medio de la crisis

Confrontado a la peor crisis socioeconómica de la Venezuela moderna, Maduro realizó actos similares al de Fuerte Tiuna en enero, luego de que 27 militares lo desconocieran y se atrincheraran en un batallón de Caracas, y de que Guaidó se proclamara presidente encargado alegando que el líder socialista fue reelegido de manera fraudulenta.

Sus exhortaciones ayer fueron respondidas por el alto mando con expresiones de compromiso e insultos contra Guaidó.

“Venimos a ratificar nuestra lealtad (...) al mando supremo de la Fuerza Armada que es el único presidente, el presidente Nicolás Maduro”, dijo el ministro de Defensa, el general Vladimir Padrino.

Padrino, a quien Washington ha ofrecido levantar sanciones para que rompa con Maduro y le dio un ultimátum, denunció que pretenden comprar a los uniformados como si fuesen “mercenarios”, y rechazó los intentos de la oposición para quebrar a los militares, a los que Maduro ha otorgado amplio poder. “Pareciera que fuera un juego de niños lo que pretenden hacer con la Fuerza Armada”, sostuvo el oficial en un discurso.

Los más duros términos vinieron del comandante estratégico operacional, Remigio Ceballos, quien tildó a Guaidó de “vagabundo” e “idiota”.

Estados Unidos amenaza

El Gobierno de Donald Trump reitera continuamente que “una acción militar es posible” en Venezuela, lo que genera tensiones con Rusia, que denuncia una “influencia destructiva” de la Casa Blanca.

Trump exigió ayer el fin de la “represión brutal” en Venezuela.

“La gente se muere de hambre. No tienen comida, no tienen agua, y este fue una vez uno de los países más ricos del mundo”, dijo Trump en los jardines de la Casa Blanca al inaugurar junto con su esposa, Melania, el Día Nacional de la Oración.

En tanto, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, discutirá la próxima semana la situación en Venezuela con su homólogo de Rusia, Sergei Lavrov, con quien coincidirá en Finlandia.

Para hoy está prevista la reunión de urgencia del Grupo de Lima, a fin de definir acciones internacionales contra Maduro.

SAQUEAN CASA DE LEOPOLDO LÓPEZ Y ESPAÑA AFIRMA QUE NO LO ENTREGARÁ
El Gobierno español alertó ayer en un comunicado que no tiene intención de entregar al líder opositor venezolano Leopoldo López tras la orden de detención dictada por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, y expresa su deseo de hallar una “solución a la mayor brevedad posible”. La casa de López fue asaltada por una turba en horas de la madrugada.

El Ejecutivo de Madrid señala que “España no tiene intención” de entregar al dirigente de oposición venezolano, y añade que López, su esposa, Lilian Tintori, y su hija de 15 meses “se encuentran en la residencia del embajador de España en Caracas por voluntad propia”. España, añade la nota oficial, “confía en que las autoridades venezolanas respeten la inviolabilidad de la residencia del embajador español”.

La vivienda del opositor venezolano Leopoldo López fue allanada y robada el miércoles por varios sujetos a quienes diversos testigos identificaron como miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), según constató EFE.

“Fue el Sebin, el Sebin de los malos porque hay sebines patriotas que quieren la libertad de Venezuela”, dijo Lilian Tintori, esposa de López, a EFE y TVE, al entrar a su domicilio por primera vez para revisar los desperfectos. Tintori y López se encuentran en la residencia del embajador de España en Caracas, Jesús Silva Fernández, donde han sido acogidos, si bien no han solicitado asilo político.

López, que se encontraba bajo arresto domiciliario, fue liberado por un grupo de militares y funcionarios del Sebin que se habían unido al jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

Tags