La justicia peruana ordenó este viernes prisión preventiva para Pedro Pablo Kuczynski, el octogenario expresidente internado en un clínica y bajo detención, en el marco de una investigación por presunto lavado de activos en un caso vinculado al escándalo Odebrecht.

El tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Permanente Especializado en Delitos de Corrupción de Funcionarios ordenó "36 meses de prisión preventiva para expresidente Pedro Pablo Kuczynski, investigado por lavado de activos con agravante de pertenencia a organización criminal", señaló el Poder Judicial en su cuenta de la red Twitter.

El magistrado Jorge Chávez Tamariz argumentó que "existen elementos de convicción para vincular al ciudadano Pedro Pablo Kuczynski con el delito de lavado de activos".

El mandatario de 80 años cumple una detención preliminar de 10 días, que finalizaba este sábado, por el mismo caso, y además tiene prohibida la salida del país por 18 meses.

El magistrado rechazó el pedido de prisión preventiva por 36 meses para Gloria Kisic Wagner y José Luis Bernaola, secretaria y chofer del exmandatario respectivamente, y ordenó que ambos cumplan comparecencia restringida.

El pedido de prisión preventiva contra Kuczynski fue sustentado por el fiscal José Domingo Pérez, quien, tras evaluar el informe médico del exjefe de Estado, señaló que no se cambiará la solicitud formulada inicialmente por la de una arresto domiciliario.

"No padece de enfermedad grave, requisito legal para que un acusado permanezca detenido en su vivienda", precisó.

El fiscal justificó la prisión preventiva alegando que existe peligro de obstrucción en las investigaciones si permanece libre.

Kuczynski será informado de la decisión del juez en la clínica limeña donde fue internado, tras ser sometido a una intervención cardíaca derivada de una crisis de hipertensión.