Las familias de las víctimas de octubre que llevaron al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada a un juicio civil en Estados Unidos, por la muerte de ocho personas durante los hechos de octubre de 2003, señalaron ayer que no interrogarlo fue una estrategia que armaron sus abogados y que efectivamente en esos días circularon cartas de invitación para el diálogo emitidas por el gobierno, pero ya era tarde porque llegaron luego de que ocurrieron las muertes.

Por su parte, el exdirigente campesino Felipe Quispe dijo que el expresidente es “un mentiroso” porque nunca tuvo reuniones privadas con él, mientras que el exdirigente de la COR alteña Roberto de la Cruz declaró como enemigos de El Alto a los dirigentes que llegaron a un acuerdo con Sánchez de Lozada.

El proceso en Fort Lauderdale avanza rápidamente. Es posible que la próxima semana o a más tardar en dos se conocerá un veredicto. Urgentebo reportó el fin de semana que juristas estadounidenses explicaron que tras la etapa de alegatos, que es la siguiente, el juez puede terminar con todo si es que señala que no ve fundamento ni pruebas para pasar a la última fase.

Si es que se da luz verde, los jurados deliberarán para definir la suerte de Sánchez de Lozada, con un detalle importante: será declarado culpable solamente si es que todos los jurados determinan que lo es. Bastará solamente que uno de ellos señale que tiene dudas para que Sánchez de Lozada salga liberado.

Por lo tanto, las víctimas tienen la situación cuesta arriba.

Declaración
Los acusadores renunciaron a preguntarle al expresidente durante la audiencia, en la que se sentó en la silla de los acusados  el miércoles pasado.

El dirigente de las víctimas de octubre, Patricio Quispe, señaló que es “una estrategia jurídica, porque debido a la avanzada edad que tiene, habría olvidado muchas cosas, además, todo lo que hemos demostrado con los testigos nos servirá para aportar con datos en la conclusión. Ya no se vio necesario interpelarlo”, declaró a la red Gigavisión.

El dirigente se refirió también a las 13 cartas que Sánchez de Lozada afirmó que envió a dirigentes alteños para frenar la violencia. “Esas cartas evidentemente existen, pero hay que mencionar que se habrían hecho después de que hubo muertos, en la noche del 12 de octubre, por ejemplo. Eso no le quita para nada la responsabilidad por eso”.

En su declaración, Goni señaló que se reunió varias veces con Felipe Quispe. El Mallku negó categóricamente esa afirmación.



“Es un mentiroso el gringo, yo nunca he tenido contacto con él, una vez conversamos en Huatajata (a orillas del lago Titicaca), pero con todo el pueblo presente. No recuerdo la fecha con precisión, pero debe estar en la prensa. Después, nunca más lo he visto”, aseguró y complementó que “miente porque no quiere entrar a la cárcel, por eso se defiende con mentiras, con uñas y dientes; es un cobarde el tipo”. 

Por su parte, Roberto De la Cruz acusó a los exdirigentes alteños Braulio Rocha, Mauricio Cori y Juan Melendres de haber traicionado El Alto el 2003, por haber sostenido una reunión con el expresidente de la República Gonzalo Sánchez de Lozada.

“Recibí la información de los documentos de descargo de Gonzalo Sánchez de Lozada, en donde demuestra un libro de registro sobre la reunión de tres dirigentes: Braulio Rocha, Mauricio Cori e Iván Melendres, con Goni”,  declaró el alteño al portal Urgentebo.com.

Dicho encuentro se realizó el 13 de octubre de 2003 y que él fue convocado. “Me llamó una mujer, me dijo que era la hija de Gonzalo Sánchez de Lozada. También me llamó el exprefecto de La Paz José Luis Paredes; Paredes me dijo que había una ambulancia para que me traslade a San Jorge. Yo respondí: ‘Ya esta tarde, lo único que se quiere es la renuncia de Goni’”, complementó. 

Un día después de esa reunión, el 14 de octubre del 2003, salió el decreto que convocaba a un referéndum consultivo para preguntarle al pueblo boliviano si estaba o no de acuerdo con la venta de gas por Chile.

Hechos 

Aliados
Roberto de la Cruz hizo notar que los tres dirigentes que se reunieron con Sánchez de Lozada fueron aliados del presidente Evo Morales.

Los tres
Braulio Rocha era exdirigente de los gremiales, hoy se encuentra en la cárcel de San Pedro acusado del incendio a la Alcaldía de El Alto y de la muerte de seis funcionarios. Mauricio Cori era dirigente de la Federación de Juntas de Vecinos de El Alto y Juan Melendres era dirigente de la Central Obrera Regional (COR), reportó urgentebo.com

Reunión
El acuerdo fue suscrito horas después de la primera de dos jornadas más trágicas para El Alto. La crisis de octubre estalló el 12 y llegó a su punto más alto el 13 de octubre, con el ingreso de los carros cisternas resguardados por camiones del Ejército, desde Senkata hasta La Paz.

Militares
En su testimonio, el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada aseguró que nunca tuvo reunión directa con los mandos militares durante la crisis de octubre, sus ministros fueron los que coordinaban.