El alcalde de San Matías, Fabio López, denunció nuevas quemas en su municipio y pidió a Autoridad de Bosque y Tierras (ABT) que realice un mayor control en el lugar y deje clara la situación jurídica de las personas sorprendidas provocando incendios. El fuego complica la reproducción de la paraba azul.

Es precisamente en esta época de incendios que empieza el tiempo de reproducción de la paraba azul, que, si bien no es endémica de Bolivia, es un emblema de la zona y sobre todo del Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) San Matías, en el pantanal boliviano.

“En esta área se encuentra el único sitio de anidación de la paraba azul (anodorynchus  hyacinthynus) en  Bolivia.  Esta ave se reproduce entre agosto y noviembre y los incendios provocarán graves problemas en su reproducción, ya que pone sus huevos sobre todo en árboles secos de mediano tamaño”, lamentó Huáscar Bustillos, vocero del Colegio de Biólogos de Santa Cruz.

Una investigación del portal medioambiental Mongabay, señala que existe un estimado de 200 a 300 ejemplares de paraba azul en el AMNI San Matías y una población estimada en 6500 individuos en total.

Solo las vastas planicies inundables del pantanal - el humedal de agua dulce más grande del mundo que comparten Brasil, Bolivia y Paraguay - albergan alrededor de 5000 ejemplares. El resto están presentes en tres áreas más de Brasil, al noreste de Paraguay y al este de Bolivia.

En la nota del sitio web se recuerda a los años 80, como la década oscura para la paraba azul, cuando esta especie sufrió por la captura ilegal de cerca de 10.000 ejemplares, extraídos ilegalmente de sus hábitats naturales en Bolivia, Brasil y Paraguay, para luego ser comercializados como mascotas. Los investigadores afirman que un 50% de estas aves fue a parar al mercado brasileño.

Según Bustillos y Mongabay, la paraba azul está considerada en la categoría vulnerable del Libro Rojo de la Fauna Silvestre de los Vertebrados de Bolivia

También te puede interesar: