Entre 9.222 y 17.422 toneladas de coca se venden fuera de los mercados legales declarados por el Gobierno, eso significa que entre el 28 y el 42 por ciento del arbusto pasa a los mercados ilegales, lo que llamó la atención incluso del presidente Evo Morales, quien lamentó este dato.

“Tomando en cuenta el rango de producción potencial de la hoja de coca utilizado en el presente informe, en los mercados autorizados se comercializó entre el 58% y el 72% de la producción total de la hoja de coca; por consiguiente, se deduce que entre el 28% y el 42% restante se comercializó en mercados no autorizados y para otros propósitos”, dijo Thierry Rostán, representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés), que ayer brindó su informe anual en la Cancillería, acto al que concurrió el propio presidente boliviano.

“Lamento mucho por ese mercado ilegal de la cocaína, sigue ese mercado ilegal regulando el precio de la coca, y saben los compa- ñeros del trópico como también Yungas, estamos convencidos de ese problema que es de todo el mundo”, afirmó en su discurso el jefe de Estado.

Desde junio se conoce que los cocaleros afines al Gobierno abrieron mercados paralelos de coca en distintos puntos de La Paz.

Luego tomaron un hospital para convertirlo en mercado y al final tomaron una planta de mate de coca para que sea su abasto, donde permanecen en la actualidad.

El dirigente Gerardo Ríos, que forma parte del comité de defensa de Adepcoca, recordó que fue el propio Gobierno que fomentó la apertura de un mercado ilegal de coca, pese a que la nueva Ley de la Coca solo reconoce los mercados de Sacaba, en Cochabamba y Adepcoca, en La Paz.

Ayer, el Gobierno invitó a los dirigentes afines al acto; sin embargo, estos abandonaron la Cancillería sin hacer declaraciones.

Los parques

El informe estableció que en esta gestión el cultivo de coca en Bolivia disminuyó de 24.500 ha en 2017 a 23.100 ha en 2018, lo que representa una reducción neta de 1.400 hectáreas, un 6 por ciento menos en comparación con los datos del año pasado. Pero el dato llamativo está en los parques y áreas protegidas, son seis reservas donde se planta coca y el Gobierno no puede eliminarla.

Se informó de que solo en los parques Isiboro Sécure, Carrasco y Amboró hubo una disminución de plantaciones, mientras que en el parque de Cotapata se mantuvo la misma cantidad de coca. Pero en los parques de Apolobamba y Madidi, las plantaciones de coca crecieron.

En el caso de los Parques Isiboro Sécure y Carrasco, fueron en el Polígono 7 del primer parque donde está la mayor superficie cultivada con coca, alcanzando 850 ha y en el área comprendida entre el límite del Parque Nacional Carrasco hasta la línea roja, se evidenciaron 600 ha con cultivos de coca, refiere el documento.

El dirigente cocalero de Chapare, Leonardo Loza, admitió los resultados sobre el crecimiento de coca y la imposibilidad de control de los mercados ilegales. Pero desde su perspectiva, en el trópico de Cochabamba se produce menos coca que en la zona de Yungas y por tanto debería tomarse ese detalle en cuenta para los análisis.

MORALES ARREMETE CONTRA EEUU POR INFORME
El informe que dio la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés) sobre los cultivos de coca, fue aprovechado por el presidente Evo Morales, quien arremetió contra EEUU y su política antidroga. Y también les recordó a sus compañeros cocaleros que la coca ya no es “patria o muerte”.

“Las semanas pasadas, el Departamento de Estado de Estados Unidos dio su informe reconociendo que en Bolivia se ha reducido, pero nos descertifica; el país que tiene menos plantación de coca.

Al país que tiene más cultivos de coca (Colombia) se certifica, cómo se entiende eso, habría que ser el país más productor de coca para ser certificado por el Departamento de Estado de Estados Unidos”, dijo.

Luego, en una nueva alusión al país del norte afirmó que si no hubiera delitos de droga en algunos países EEUU no tendría motivo para sentar bases militares en esos países.

“Entonces desde un punto de vista de Estados Unidos, el tema de narcotráfico tiene un interés de carácter geopolítico”, reiteró. Al final Morales agradeció la cooperación de la Unión Europea para financiar este estudio de NNUU e invitó a realizar una “tabla comparativa”. Aseguró que debía compararse cómo están los países donde la UE brinda apoyo para la lucha antidroga versus cómo están los países donde EEUU brinda su cooperación, “sencillo para evaluar los resultados que tenemos en la lucha contra el narcotráfico”.

Pero Morales también dijo que sus compañeros deberían ver alternativas a la producción de coca con otros productos y relató experiencias con el palmito y el tambaquí en Chapare. “La coca ya no es patria o muerte”, les dijo

Tags