La nueva revelación que confirma que un perseguido por narcotráfico estuvo en dos actos oficiales de la Policía y que incluso fue condecorado por la Fuerza Especial de Lucha Constra el Crimen cruceña es considerado por todos los bandos del ámbito político como un hecho grave y muy sospechoso. La oposición pide la renuncia del ministro de Gobierno, Carlos Romero; en el oficialismo, el vicepresidente Álvaro García Linera dijo que esa cartera debe dar explicaciones por la falta de control, pero luego se alineó a otros voceros del MAS que le pusieron la soga al cuello a la Policía y evitaron comentarios sobre la autoridad.

Fuentes del Ejecutivo admitieron que el tema generó mucha preocupación, pero que no ha sobrepasado límites que lleven al presidente Evo Morales a decidir cambios en su gabinete, “al menos por ahora”.

El vicepresidente García Linera, tras ser consultado sobre la revelación de Romero y la difusión de las fotografías que comprueban que Pedro Montenegro, un individuo buscado por la Policía Internacional (Interpol) acusado de tráfico de estupefacientes, estuvo en dos actos de la Felcc, y fue condecorado, criticó la gestión de Romero en este tema.

“Habrá que preguntar al Ministerio de Gobierno, pero sin duda esta es una lección para sacar rápidamente las tareas inmediatas: mejor control, una mejor coordinación internacional, pero también depuración permanente y sistemática de estos niveles de lucha contra el narcotráfico, para que podamos desplegar de mejor manera el combate contra este flagelo”.

Previamente había señalado que el problema principal está en la Policía. “Se ha instruido que se haga una depuración sistemática en estos niveles, para castigar a los responsables y, por supuesto, si hay vínculos llevar a los responsables a la justicia ordinaria”.

La presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, lamentó la situación y declaró a los medios que lo menos que se puede considerar es que es ‘sospechoso’ que una persona que tenía una orden de captura internacional sea invitado y reconocido por una instancia de la Policía, y que eso deja un antecedente “muy poco favorable”.

Su colega de Diputados, Víctor Borda, optó por el calificativo de ‘grave’ al comentar esta situación. Pero ambos coincidieron que la solución pasa “por depurar a malos policías”, que continúan vinculados a hechos de corrupción, y el narcotráfico. Borda sentenció que preocupa, y mucho, “cómo algunos miembros de la institución no hubieran conocido que esta persona tenía orden de captura internacional. Hay que investigar estos nexos”.

El diputado oficialista y presidente de la Brigada Parlamentaria Cruceña, Edgar Montaño, advirtió que Medina y Moreira tienen mucho que explicar. “El Alto Mando Policial, el coronel (Johnny) Aguilera (sucesor de Medina en la Felcc deben investigar. La brigada parlamentaria espera resultados en un plazo de 15 días”.

En el bando opositor, sí suena el pedido de que Romero deje su cargo. La diputada chuquisaqueña Lourdes Millares señaló que ya no se puede tapar el sol con un dedo. “Tenemos una institución en crisis porque hay una componenda interna entre la Policía y el Ministro de Gobierno. Si Romero no se siente capaz de llevar adelante una transformación tan grande, debe irse”.

El candidato a la presidencia por Bolivia dice no, Óscar Ortiz, advirtió que antes de irse, Romero debe explicar lo que pasa con la Policía, hasta dónde “se infiltró” el narcotráfico, quiénes son los que se “dejaron infiltrar” y advirtió que “va más allá de una persona, refleja el fracaso del Gobierno en la lucha contra las drogas. Evo Morales no está al margen de este problema, él nombra a los comandantes policiales” y por eso debe dar explicaciones”.

El asambleísta Luis Alberto Vaca cuestionó a Romero con otras preguntas: “¿De quién depende la Policía boliviana? ¿Quién es el encargado de supervisar y coordinar Interpol? ¿Qué pasa con los controles fronterizos, con los flujos migratorios? ¿No es el Ministerio de Gobierno?”, y acusó al ministro del fracaso de la lucha contra el narcotráfico.

El diputado Tomás Monasterio fue muy crítico. “Por la ineptitud, incapacidad, inoperancia, y por la funcionalidad y servilismo con estos casos, se proceda a la destitución inmediata del ministro Carlos Romero. Todo ocurrió en sus narices”, dijo.

Tags