Luis Suárez regresó a las canchas a lo grande tras una cirugía de rodilla y marcó un golazo entrando como suplente para colaborar en la victoria de Uruguay, 3-0 sobre Panamá, en el último amistoso de los celestes antes de disputar la Copa América de Brasil.

Maximiliano Gómez, de cabeza a los 18 minutos, abrió el marcador, Suárez amplió de tiro libre directo a los 68, y Federico Valverde cerró la cuenta a los 78 con otro impresionante disparo desde fuera del área.

1, 2, 3... probando

Uruguay salió a la cancha con una formación atípica en la que sus dos goleadores históricos, Suárez y Edinson Cavani, quedaron en el banco en beneficio de Gómez y Giorgian de Arrascaeta, ambos titulares.

El equipo de Oscar Tabárez se mostró volcado al ataque en todo momento ante Panamá y el veterano DT ensayó varias modificaciones para encontrar la formación definitiva pasados los 60 minutos de partido.

La primera jugada de peligro nació en un centro que puso De Arrascaeta para Gómez a los cinco minutos de partido, preludio del primer gol del encuentro.

En el arco visitante estaba Luis Mejía, meta del uruguayo Nacional. En el banco, el DT visitante Julio César Dely Valdés, viejo ídolo del conjunto tricolor, se saludó largamente con Tabárez, quien lo dirigió durante sus años de futbolista.

Panamá puso a prueba a Uruguay con varios tiros de media distancia, el más peligroso de Harold Cummings a los 12 minutos.

Transcurrido un cuarto de hora, el partido era parejo, con algunas imprecisiones de la delantera uruguaya y de la retaguardia panameña.

Y llegó el gol

El primer tanto llegó por intermedio de Gómez, tras una notable jugada en la que Nahítan Nández puso un pase alto para De Arrascaeta, quien a su vez la subió para el cabezazo del jugador del Celta de Vigo, ante unas 35.000 personas que acudieron a despedir a su selección.

Tres minutos después, Uruguay pudo tener el segundo tras una imponente corrida de Nández, que disparó y forzó el rebote de Mejía, tras el cual De Arrascaeta remató muy exigido ante un arco desguarnecido, afuera.

Impulsados por el gol de Gómez, los celestes se fueron arriba, le cerraron espacios a Panamá, y se adueñaron del partido.

Bombazos de Valverde

En los segundos 45 ingresó Valverde en lugar de Matías Vecino, que se ganó una tarjeta amarilla en la primera mitad.

Uruguay pasó a buscar las bandas por intermedio de Diego Laxalt y Nández.

El partido estuvo detenido por más de un minuto al inicio del segundo tiempo tras un disparo fulminante de Valverde que dio de lleno en la cara de Román Torres, quien cayó derribado en su área y tuvo que ser atentido por la sanidad panameña.

Panamá pudo tener el empate a los 57 cuando un centro al área encontró solo a Alberto Quintero, quien cabeceó apenas desviado.

A los 60 todo cambió cuando empezaron a calentar Suárez y Cavani para mejorar la cara del ataque celeste.

Suárez fue duda para el partido por estar recuperándose de una operación de rodilla a la que fue sometido el 9 de mayo.

La dupla goleadora de Uruguay ingresó al terreno en medio de aplausos de los asistentes; dejaron el terreno Lodeiro y Gómez, y De Arrascaeta pasó a jugar más retrasado.

En la primera que tocó, Suárez llegó al fondo del terreno de juego. En la segunda, generó una falta al borde del área panameña, que él mismo ejecutó.

Y fue gol. Tres toques y un gol para engrosar su estadística personal de máximo goleador histórico de la selección uruguaya a 56 tantos. Un golazo de tiro libre, un balón colgado del ángulo derecho de Mejía.

Uruguay lucía más como un equipo titular con Suárez, Cavani y Lucas Torreira en cancha.

Valverde se sacó el gusto y en su segundo pelotazo encontró el gol a los 78 minutos de juego, con otro impresionante remate desde afuera del área para embolsar la red panameña y poner el definitivo 3-0.

Uruguay se despidió así de su afición con un triunfo ante el combinado panameño, y debutará en la Copa América en Belo Horizonte, el domingo 16 de junio, contra Ecuador.