Se dieron con todo. Los jugadores del Cincinnati Reds se enfrentaron en batalla campal con Pittsburgh Pirates, en una de las peleas más violentas de beisbol correspondiente a la MLB de Estados Unidos. Pese al incidente, los Piratas acabaron una racha de nueve derrotas a costa de los Reds.

 

El partido iba accidentado, con varias expulsiones en ambos equipos por reclamos. Todo se desató cuando el lanzador de los Rojos, Amir Garret, se abalanzó hacia el banquillo de los Piratas inexplicadamente. El jugador iba coordinando con sus compañero pero después decidió irse directo contra todo el equipo de los Pirates.

Garret de 27 años soltó varios golpes pero fue derribado por casi la mitad del equipo de los Piratas antes de que sus compañeros llegaran a brindarle ayuda. El lanzador de los Reds fue apartado a un sector mientras los manejadores de ambos equipos buscaban calmar la situación.