El exsenador del Movimiento Al Socialismo (MAS), Adolfo Mendoza, afirmó que de existir un intento de intervención por parte del Gobierno central o Gobernación de Cochabamba al Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib), él sería el primero en "ponerse al frente" para defenderlo.

El exlegislador cochabambino y actual colaborador de la Vicepresidencia, dijo que el Cedib es una entidad que tiene una importante base de datos y un conjunto de investigaciones periodísticas serias.

Agregó que en el caso específico de la comisión legislativa que estuvo a su cargo para elaborar el informe sobre el periodo de la capitalización y privatización, la información del Cedib fue fundamental.

"Nos sirvió esa base de datos porque encontramos un montón de información para reconstruir el proceso de privatización. Hay que ver al CEDIB por lo que contiene; sus investigaciones, su gran base de datos especialmente periodístico hemerográfico", afirmó.

Rechaza vandalismo

Consultado sobre una posible intervención violenta al Cedib por grupos de "choque" del MAS, tal cual sucedió en la Universidad Mayor de San Simón en Cochabamba, tras las declaraciones del Presidente y Vicepresidente en contra del Cedib y otras organizaciones no gubernamentales (ONG), el oficialista respondió que se pondría al frente para defender a la institución.

"Yo sería el primero en estar al frente si es que existe un hecho vandálico contra el Cedib, yo me pondría a defender ese gran banco de datos de la información que hay en Cochabamba, y que es del país", dijo.

Y luego agregó: "Pero lo que no voy a defender es a aquellos que utilizando al Cedib o a cualquier otra ONG tergiversan la información y le están haciendo el juego a visiones conservadoras reaccionarias, y en su caso, el juego al fundamentalismo ecologista", señaló a ANF.

Diferencias ideológicas
?

El banco del Cedib es patrimonio nacional -dijo Mendoza- al marcar una diferencia entre la posición política de algunos de sus personeros con la línea institucional de la entidad.

"Hay muchos investigadores que trabajan en las ONG y su opinión no refleja la línea institucional, y ahí hay que criticar a los y las ciudadanas por hacer fundamentalismo ecológico", remarcó.

Aseguró que lo fundamental es que las ONG organicen de manera transparente su información "que sí lo tiene en gran medida el CEDIB", sino también que permita ésa información apoyar a las políticas públicas del país, para generar investigaciones que permitan orientar la acción de la política pública.

"Cuando algunos personeros particulares en términos individuales que participan de una ONG asumen una posición política, el panorama es otro. No es criticable asumir una posición política, sino que utilizan el techo de las ONG como palestra pública para tergiversar la información", aseguró en la misma línea del vicepresidente Álvaro García Linera.

El vicepresidente lanzó advertencias al Cedib, a la Fundación Tierra, al Cedla y a la Fundación Milenio, a las que acusó de "mentir", "hacer política" con datos falsos, "defender" intereses de gobiernos y empresas extranjeras, aspectos que fueron desmentidos por las ONG aludidas, que en su mayoría llevan varias décadas de trabajo a favor de la investigación.