El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, llegará este martes a la ciudad de Oruro para mantener ese día un encuentro con el mandatario Evo Morales, esto dentro del desarrollo de las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

El canciller paraguayo, Luis Alberto Castiglioni adelantó que se tiene una intensa agenda en la que se incluye una condecoración a Benítez por parte de Morales y subrayó la existencia de "una gran afinidad y un gran entendimiento entre los Gobiernos". Los dos países apuntan al impulso bilateral en comercio, gas y proyectos de infraestructuras.

Paraguay y Bolivia pretenden además facilitar los intercambios comerciales y convertirse en polos de desarrollo en la región.

De hecho, Bolivia logró incrementar el movimiento de mercancías a través de la hidrovía Paraguay-Paraná en un 11 %, hasta un millón de toneladas, entre enero y julio de 2018, informó en su momento el Instituto Boliviano de Comercio Exterior.

Esa vía fluvial está compartida por Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay y permite la salida de los productos bolivianos hacia el Atlántico 

Bolivia y Paraguay tienen pendiente impulsar el corredor ferroviario bioceánico, una cuestión que ya trataron el pasado noviembre el entonces ministro de Obras Públicas de Bolivia, Milton Claros, y su par de Paraguay, Arnoldo Wiens, cuando este último viajó a La Paz.

Allí también conversaron sobre la construcción de un gasoducto para la provisión de gas natural boliviano al mercado paraguayo, así como la venta de gas licuado de petróleo (GLP).

Abdo Benítez ya se reunió con Morales en junio de 2018, aunque todavía como presidente electo, en un encuentro en el que conversaron sobre cooperación y alianzas entre ambos países.

Unos meses después, el presidente boliviano respondió a ese encuentro con su presencia en la toma de posesión de Abdo Benítez realizada el 15 de agosto de 2018.