El alcalde de la ciudad de La Paz, Luis Revilla, enfatizó hoy que la ley de diversidades sexuales “no se toca”, ya que protege los derechos humanos y consideró que las protestas contra de esta normativa tienen "fines políticos".

"La ley no se toca, la ley está aprobada, no hay nada que abrogar respecto a la vigencia y protección de los derechos humanos de todos los habitantes de la ciudad de La Paz", sostuvo el titular del municipio frente a las protestas organizadas por el dirigente vecinal afín al MAS, Jesús Vera.

Conoce más:

El dirigente de una de las Fejuve, junto con representantes de grupos evangélicos, dio un plazo de 72 horas para que se abrogue la Ley 311 de Promoción y Respeto a los Derechos Humanos de las Personas con Diversa Orientación Sexual e Identidad de Género.

“Yo les pido, además, que investiguen, se han comunicado conmigo pastores evangélicos que dicen que este señor no representa a nadie, averigüen un poquito con quién están hablando, parece que se trata de personas que lo único que tienen es un afán de figuración y de paso un interés político en contra de la Municipalidad”, destacó la autoridad.

Lea también:

La Ley 311, promulgada el 28 de junio, busca promover e implementar políticas públicas municipales para el ejercicio pleno de los derechos humanos de las personas con diversa orientación sexual e identidad de género.  

Colectivos LGTBI anticiparon que iniciarán un proceso judicial contra Vera por considerar que los llamados a protestas contra la norma incitan al racismo, discriminación y persecución de las personas con diferente orientación sexual.