Si eres un amante del churrasco es importante que sepas elegir un buen corte de carne para optimizar la puesta en la parrilla, pero antes, debes mirar detenidamente esta imagen... una vez hecho eso, prosigamos

Pollerita
Uno de los cortes más tradicionales para poner a la parrilla es la pollerita. Este es un corte que proviene del diafragma del animal y se caracteriza por tener mucho sabor. Es ideal para preparar churrascos pues se combina entre la carne y las costillitas.

Hay quienes prefieren marinar esta pieza en agua con limón, sal y comino, a otros en cambio le basta con aplicar sal. Es importante que sepas elegirla evitando comprar una que tenga demasiada grasa o que este amarillenta pues hacerlo, sería un grave error.

Lomo
Este corte posee lomo y filete, separados por un hueso en forma de “T”. Es un corte muy popular y fácil de diferenciar. El lomo tiene una excelente textura y sabor. La parte del filete es más suave. No tiene mucha grasa y se venden en todas partes.

Cuadril
Es el corte favorito de muchos por la facilidad que se tiene para cocerlo. Tiene forma triangular y de textura fina y con buen sabor.

Costilla
Es uno de los cortes más finos y suaves. Su cocción es rápida. Proviene de la quinta a la décima primera vértebra del costillar de la res. Su carne es blanda y posee una gran cantidad de grasa que lo hace más tierno y de gran sabor. 

Azotillo
Es un corte que proviene de la costilla de la res. Tiene abundante grasa y es alargado, con pequeños huesos intermedios. Suele ser la parte más tierna y carnosa.

Como bonus, para todos los cortes es importante saber elegir la guarnición con la que se lo acompañará, ya sea vegetales, yuca y ají o también un delicioso arroz con queso y porsupuesto chorizos.

(reseña portal Qué rica vida)