Tras las nuevas revelaciones que hizo en Estados Unidos el socio-propietario y director de operaciones de LaMia, Marco Antonio Rocha Venegas, la ex-Aro/Ais de Aasana Celia Castedo afirmó, desde Brasil, país donde permanece asilada desde 2016, que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) autorizaba todos los vuelos de LaMia conociendo que las naves tenían capacidad de corto alcance.

Desde su refugio aseguró que todo el mundo sabía de las operaciones al límite de LaMia, pero que la DGAC, como órgano rector del espacio aéreo en el país, tenía todo el control y que pese a saber de las limitaciones del avión, igual registraron a la empresa en Bolivia para que realice sus operaciones con normalidad, aunque el 28 de noviembre de 2016 se estrelló la nave en Colombia, causando 71 muertos y 7 supervivientes.

Castedo, en un contacto telefónico con EL DEBER, dijo que ella ratifica su versión inicial de haber hecho las observaciones sobre el vuelo de la tragedia, pero que como funcionaria de bajo rango nadie la escuchó. Indicó que lo revelado por Rocha es lo correcto, porque ya había las autorizaciones para los vuelos.

Sin embargo, Castedo manifestó que prefiere analizar con más tiempo las revelaciones del expropietario de LaMia para tener una visión más clara, teniendo en cuenta que sigue siendo una refugiada en Brasil porque se considera una perseguida de forma injustificada por la justicia.

Silencio en la DGAC

El ente encargado del control del espacio aéreo en el país aún mantiene silencio. EL DEBER tomó contacto telefónico en dos oportunidades con el general en servicio pasivo de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Celier Ariespe Rosas, que está al frente de esta institución; sin embargo, en ambas comunicaciones este funcionario no quiso dar una versión respecto a lo indicado por Rocha, que fue ratificado ayer por Castedo, y solo se limitó a indicar que a través del departamento de comunicación de la DGAC se emitiría una versión oficial en los siguientes días en torno a este tema.

El fiscal departamental de Santa Cruz, Freddy Larrea, aseguró también tener conocimiento de las revelaciones hechas por Rocha y explicó que ayer pidió un informe completo sobre el curso de las investigaciones que lleva adelante la comisión de fiscales anticorrupción integrada por Jackeline Severiche, Richard Camacho y Mirtha Mejía.

El socio-propietario de LaMia afirmó que se volaba al límite en las naves de LaMia porque era una empresa no regular y que cumplía la misión de chárter o taxi aéreo, pero que todo estaba autorizado por la DGAC.

Por ello los vuelos no superaban las tres horas y media de autonomía de operaciones en el aire.

 

Recordaron con tristeza el cumpleaños del copiloto Ovar Goytia, que falleció en el accidente

“Hemos recordado ayer con una misa y todos los familiares y amigos el cumpleaños de mi esposo unidos y con mucha tristeza”, dijo María Lourdes Gómez, esposa del coronel de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y también piloto de LaMia Ovar Fernando Goytia Vargas. La mujer contó que el domingo era el cumpleaños de ella y que sus familiares y amistades se lo festejaron con mucha solidaridad. Dijo que lo más preciado es que estuvo al lado de sus hijos, de 20, 16 y una niña de tres años.

“En mi cumpleaños nos enteramos por el periódico EL DEBER del testimonio de Marco Antonio Rocha y recordamos angustiados lo que pasó. Volver a ver eso fue muy duro para todos nosotros, pero esa es una realidad”.

Afirmó que está luchando para criar a sus hijos y especialmente a su niña, con algunos problemas en su salud.

María Lourdes Gómez afirmó que su hijo mayor también es piloto, el otro de 16 años estudia y que le toca enfrentar una dura vida con su niña.

Tras haber conocido las revelaciones del coronel Rocha, manifestó que hay muchas verdades en esas revelaciones. María Lourdes dijo que sigue buscando justicia por su esposo y que dará a conocer detalles.