Jueves 24, de abril del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa 22 Mayo 2011  
 

Salud, el primer desafío de la autonomía
Cambio. Alistan la transferencia de hospitales en el marco legal. Hay mucho por ajustar


imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

 

Cecilia Dorado N.

L a salud se presenta como el primer gran desafío para ejercer la ansiada autonomía. La Ley marco de este régimen (Nro. 031) conlleva una ‘reingeniería’ del sistema salubrista en Santa Cruz, que le hará frente a los viejos problemas que se arrastran.
Una red de hospitales y centros de salud disfuncional, con equipos antiguos y dañados, salas y servicios sobresaturados, manejo discrecional de los ítemes, además de paros y huelgas, es parte del panorama que intentará ser cambiado.
El plazo máximo que dio el Gobierno para la aplicación del nuevo sistema es el 31 de diciembre de este año, por lo que las autoridades de la Gobernación, el Gobierno Municipal y el Ministerio de Salud ya se pusieron manos a la obra.
El primer objetivo es la transferencia de los hospitales de tercer nivel del Gobierno Municipal a la Gobernación. Hablamos del San Juan de Dios, de niños Mario Ortiz, maternidad Percy Boland, Oncológico, Japonés y el Banco de Sangre. 
El municipio se quedará a cargo de los hospitales de segundo nivel (el Francés y otros cuatro en construcción) y la red de centros de salud de primer nivel que hoy suman 42.
Las autoridades cruceñas  también prevén el traspaso de parte del personal, lo cual ya ha generado incertidumbre entre los trabajadores.
A siete meses del día ‘D’, la Gobernación asegura tener un diagnóstico completo de los hospitales. Uno de los puntos que parece haber logrado consenso es que el proceso de transferencia sea gradual.
El secretario de Salud de la Gobernación, Oscar Urenda, señala que a partir del estudio se hará una redistribución de las especialidades y los servicios que dan los hospitales de tercer nivel, porque hasta ahora han sido ‘híbridos’. Según dice, la consulta externa, prenatal, cesáreas, terapia intensiva y pediatría son algunos de los servicios que deberán pasar a los hospitales de segundo nivel y centros de primer nivel.
La maternidad y el hospital de niños, pese a ser los más complejos por el volumen de pacientes, tienen asegurada gran parte de sus presupuestos con recursos del Seguro Materno Infantil (SUMI) que reciben del Gobierno. Por ejemplo, la maternidad factura Bs 1,2 millones al mes por el seguro, lo que significa Bs 15 millones al año. Su presupuesto anual llega a Bs 18 millones, el SUMI cubre más del 90%.
Según el ministro de Autonomías, Carlos Romero, la transferencia de los hospitales también implica discutir y consensuar la redistribución de recursos económicos. Sin embargo, hasta el momento la Gobernación lo único claro que tiene son los recursos que recibirá del SUMI. “No tengo conocimiento de ningún traspaso, todo lo que maneja la Alcaldía en salud quedará en sus manos. Lo ideal es que el Gobierno nos devuelva los recursos que nos recortó del IDH (Impuesto Directo a los Hidrocarburos)”, reclama Urenda.
Plantea que el manejo de los hospitales sea más eficiente para recaudar dinero a través de sus servicios. Hoy, excepto la maternidad, cobran por consulta externa, emergencias y diversos servicios ambulatorios como laboratorio, rayos X, tomografías y otros estudios.
En todo caso, considera que la implantación de los hospitales del segundo nivel y los centros de salud demandará más ítemes del Gobierno. Solo en estos últimos se cree que necesitarán 39 médicos.
Urenda admite que tanto la Gobernación como el Gobierno Municipal deberán tener definida la estrategia de transferencia hasta septiembre, mes en el que se definirá el presupuesto del próximo año.
La oficial mayor de Desarrollo Humano de la Alcaldía, Ana María Encinas, explica que como fruto de la coordinación se está pagando deudas que tenían los hospitales, para sanear su economía antes del traspaso. Por ejemplo, en el San Juan de Dios se canceló una deuda a la Caja Nacional de Salud de Bs 1,9 millones y en la maternidad otra de Bs 1 millón por el mismo concepto.
El Banco de Sangre puede ser el primero en transferirse, porque no arrastra deudas externas ni tiene gratuidad.
También se está designando nuevo personal, pero con contrato y ya no por memorándum, para que la Gobernación pueda decidir con quiénes se queda o no, aclara Encina.
Estima que, con apoyo del Ministerio de Salud, hasta fin de año se puedan poner en funcionamiento los cuatro hospitales de segundo nivel que están en construcción, aparte del Francés. Cada uno necesita Bs 14 millones para equipos.
La oficial mayor cree que con los ítemes que se tiene se puede trabajar mejor. “La parte médica debe ser dos tercios del personal y la administrativa, un tercio, pero hoy sucede al contrario. Tiene que haber una reorganización”, justifica.
El viceministro de Salud, Martín Maturano, confirma que el Ministerio del área seguirá pagando los ítemes que tiene en los hospitales cruceños, pero que la Alcaldía y la Gobernación pueden contratar recursos humanos con el dinero del IDH. Una vez se consensúe el proyecto de transferencia, deberá ser aprobado por la Asamblea Departamental y el Concejo Municipal.
El ex secretario de Autonomía de la Gobernación y ex director del hospital Japonés, Carlos Dabdoub, considera que el traspaso de hospitales es la gran oportunidad para ejercer la autonomía que tanto se quiere, pero que para ello se necesitan tres principios mínimos. Primero, que cualquier cambio en el sistema debe ser consensuado con todos los actores relacionados a la salud. “De nada sirve que cuatro iluminados decidan los cambios, si después hay sectores que los rechazan”, enfatiza. Segundo, que debe haber un desprendimiento de todos los involucrados en la salud, porque “hay quienes quieren cuidar su feudo y así no se mejora”. Tercero, que la Gobernación y el Gobierno Municipal acaben con “la política del cemento que mata la vida. Primero hacen caminos, puentes, canales, avenidas y ¿qué de la salud?”
Según Dabdoub, “lo ideal es que tanto la Gobernación como la Alcaldía manejen infraestructura, administración y personal para no esperar más ítemes del Gobierno, porque sino, vamos a seguir como doña Flor y sus dos maridos”.

   Los tres niveles de la salud     

Tercer nivel.
Existen cinco hospitales: San Juan de Dios, Maternidad Percy Boland, de niños Mario Ortiz, Japonés y Oncológico, además del Banco Regional de Sangre. Por ser de tercer nivel, en el nuevo sistema solo atendería especialidades complejas o de alto riesgo como terapia intensiva.

 Segundo nivel. El único que funciona es el hospital Francés. Tiene 385 funcionarios. Se está construyendo otros cuatro hospitales en los distritos 6, 7, 8 y 10. Para equipar cada uno se necesitan Bs 14 millones y 400 trabajadores por hospital. Este nivel atendería ginecología, pediatría, cesáreas, entre otros.

 Primer nivel. Son los centros de salud que hoy suman 42 y se prevé construir 20 centros más. En el nuevo sistema en el primer nivel se atendería partos normales, consulta externa y farmacia. El 80% de problemas de salud se pueden resolver en este nivel. Los casos complicados van a los hospitales.

    Las cifras   

60
Millones de bolivianos al año es lo que la Gobernación destina actualmente a salud en Santa Cruz.
234
Millones de bolivianos anuales  asigna el Gobierno Municipal a la atención del sector salud.

‘Quieren destruir sindicatos’
El descontento ya se siente en las filas del Sindicato de Trabajadores de Salud.
Para los trabajadores no está claro qué pasará con los ítemes de salud y rechazan todo intento de transferir personal de un hospital de tercer nivel a uno de segundo nivel o a un centro de salud. Para Johnny Caballero, secretario ejecutivo del sindicato del sector, la intención del secretario de Salud de la Gobernación, Oscar Urenda, al plantear los cambios en los hospitales, es destruir la dirigencia sindical.
“La Ley de Autonomías no habla de desglosar los hospitales. La idea de la Gobernación es manejar a los hospitales como si fueran su quinta o su clínica, eso no lo vamos a permitir”, advierte.
Según dice, Urenda fue a las provincias a decirles a los alcaldes que los ítemes pagados por la Gobernación van a ser llevados a la capital cruceña.
Caballero también rechaza la posibilidad de que se privaticen servicios. “La Gobernación quiere terminar con los sindicatos y gastar lo mínimo del dinero que le dé el Gobierno”, dice.
El dirigente considera que el Gobierno debe mantener el mando de la salud, más allá de quién administre los hospitales. El Comité Ejecutivo Nacional de los trabajadores de salud hace gestiones para participar de la reglamentación de la Ley de Autonomías.

En los hospitales están a la expectativa de lo que pase 
Por ahora no saben nada oficial. EL DEBER conversó con los directores de los hospitales Japonés, San Juan de Dios y la maternidad Percy Boland, pero ninguno ha recibido aún información de lo que se hará para el traspaso de estos centros a la Gobernación.
Víctor Hugo Zambrana, director del Japonés, considera que la transferencia es buena “porque vamos a tener un solo amo”. También se mostró de acuerdo con llevar algunas especialidades al segundo nivel para descongestionar el Japonés y dar mayor atención de calidad. En este hospital, las especialidades se fueron abriendo por decisión de la administración, ante el crecimiento de la demanda.
El director de la maternidad, Raúl Hevia, asegura: “Cualquier cosa va a ser mejor de lo que tenemos en la actualidad”.
Con relación al traspaso de especialidades, cree que sería bueno consensuar para ver a quién se perjudicaría. “Si cerramos partos o cesáreas, hasta ahora no hay un hospital con capacidad para 25 cesáreas por día, como lo hace la maternidad”, dice al señalar que “la intención del doctor (Oscar) Urenda es buena, pero de ahí a la realidad dista mucho trecho”.
El director del San Juan de Dios, Marcelo Cuéllar, no abriga muchas esperanzas. “Esta sería la sexta vez que el hospital cambia de dueño, eso quiere decir que nadie quiere hacerse cargo. Mañana las necesidades serán las mismas, pasaremos a ser hospitales de referencia departamental y eso exige tecnología cara. No sabemos si la Gobernación tendrá la capacidad económica de atender”, dice.

   En cifras  

- El hospital Japonés tiene un prespuesto anual de Bs 2,5 millones que recibe del Gobierno Municipal, más Bs 23 millones que genera por el cobro en la prestación de ciertos servicios. De este último monto, Bs 7 millones se dejan de percibir por la gratuidad a pacientes pobres o indigentes. El 69% de sus ítemes es pagado por el Estado. Tiene 200 camas y 724 trabajadores y médicos.
- El hospital San Juan de Dios tiene un presupuesto anual de Bs 60 millones, de los cuales el 37% subvenciona descuentos y gratuidad. Del total del presupuesto, Bs 15 millones son generados por venta de servicios, el resto lo cubre el Estado y la Alcaldía. El hospital tiene 250 camas y 680 trabajadores y médicos.
- La maternidad Percy Boland tiene 120 camas y cerca de 600 funcionarios y médicos.
- El 80% de deudas de los hospitales a particulares o a empresas no tiene documentación de respaldo, según la Oficialía Mayor de Desarrollo Humano. Se están haciendo auditorías.
- En Santa Cruz existen 3.500 trabajadores de salud.

    La ley   

- Parágrafo III del Art. 81 de la Ley de Autonomías establece las competencias de los gobiernos departamentales, entre las cuales cita: proporcionar la infraestructura sanitaria y el mantenimiento adecuado del tercer nivel. Proveer a estos establecimientos de servicios básicos, equipos, mobiliario, medicamentos, insumos y demás suministros, así como supervisar y controlar su uso.

-También establece como competencia de los Gobiernos municipales autónomos administrar infraestructura y equipamiento del primer y segundo nivel.

      Historias   

Mery Pedriel
Paciente del San Juan de Dios
La mujer de la tercera edad vive en el barrio Los Claveles, atrás del Parque Industrial. El pasado viernes se cayó al cruzar una calle y se golpeó el hombro derecho. Su familia la trasladó directamente hasta el hospital San Juan de Dios, pese a que por la zona funciona el centro de salud 10 de Octubre. Una de sus nietas cuenta que pagaron Bs 600 en exámenes de laboratorio, rayos X y electrocardiograma.

Yaquelín Vaca
Paciente del Japonés
A las 13.00 del viernes seguía parada esperando que la atiendan en ginecología del hospital. Estaba allí desde las 10.00, aguantando sus 40 semanas de embarazo. Ella decía sentir contracciones, por lo que temía que pronto daría a luz, aunque debía esperar una fila de al menos cuatro personas más. En su barrio, El Recreo, por el Plan Tres Mil, existe el centro de salud 25 de Diciembre, pero ella decidió ir al hospital.

Raquel Estremadoiro
Paciente de la Maternidad
La joven madre llegó a la maternidad desde el barrio Los Tusequis (entre quinto y sexto anillo) para hacerse un papanicolau. Le dijeron que debía volver al día siguiente para sacar una ficha a las 6:00. En su barrio funciona el centro municipal de salud Pochola Trapero, donde acude algunas veces, pero ahora decidió ir a la maternidad. En este hospital que queda en el centro tuvo a su bebé que hoy tiene siete meses de vida.

 



 
 

  FOTOGRAFÍAS

Un servicio saturado. La consulta externa en la maternidad es una de las áreas más concurridas por pacientes que llegan de todos los puntos de la ciudad



  HOY - TITULARES

Duros enfrentamientos en plena carretera

La lluvia dejó hundimientos y más de 30 viviendas afectadas

El Chaco alista agenda para el bicentenario

Cae preso un taxista por violar a una universitaria

Una joven muere tras tomar tabletas abortivas

Cortas

RADAR DE LA REGIÓN

Agilizan plan piscícola para Ascensión

Vacunan a 5.283 canes en cantones