Viernes 22, de agosto del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa 10 Octubre 2010  
 

Las carretas se consolidan como transporte alternativo
Demanda. La tarifa por carrera, según la distancia, está entre Bs 20 y Bs 60


imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

 

Carmela Delgado

En la ciudad es más barato transportar material de construcción en carretas tiradas por caballos que hacerlo en camiones. Una carrera cuesta entre Bs 20 y 60, dependiendo de la distancia, mientras que los motorizados piden arriba de Bs 80.
Eso sí, esta alternativa es muy requerida por aquél que no llevan grandes cantidades de material, porque la carga es de 500 ladrillos, 20 bolsas de cemento o entre 100 y 150 fierros. También se las utiliza mucho para botar escombros en diferentes puntos de la ciudad.
Los propietarios de carritos también se han organizado en asociaciones y cooperativas. Cuentan con paradas definidas y las personas acuden a solicitar sus servicios. Una de ellas está en el cuarto anillo de la avenida Santos Dumont, otra en el segundo anillo y avenida Brasil, en los barrios El Quior, Los Pocitos, en el Plan Tres Mil y en la curva de la Villa Primero de Mayo, entre otros lugares.
Rider Melgar (24) mantiene a su esposa y su hijo con esta labor, que heredó de su padre. Lleva cinco años batallando junto a los caballos.
Asegura que lo contratan personas de diferentes estratos sociales. Algunos se suben con ellos para llevar la carga porque deben indicar la dirección o también para verificar que todo llegue a destino sin problemas.
Las personas que requieren de estos servicios y que se transportan en motorizados se limitan a seguir el vehículo movido a ‘tracción de sangre’ hasta la dirección indicada.
Según Melgar, hay personas que hacen arreglos en sus viviendas en pleno centro de la ciudad y necesitan llevar una sola bolsa de cemento y otra de arena, por eso prefieren llevarlos en estos carritos. En estos casos, son una buena alternativa.
Ronald Justiniano, otro conductor de carretas, asegura que algunos llevan marcos de puertas o piezas de madera y sólo indican la dirección y ellos se encargan de hacerlas llegar, no importa en qué punto de la ciudad sea.
Lorgio Vieros es miembro de la cooperativa de carrozas 15 de Enero, que ofrece los servicios en la curva de la Villa Primero de Mayo.
Trabaja en ese punto desde hace más de 12 años. Para él es un lugar estratégico porque en los alrededores hay varias ventas de material de construcción.
Los años que lleva en este oficio lo han puesto frente a  toda clase de clientes. Dijo que algunos son desconfiados y les van siguiendo el paso, pero hay otros que los conocen y hasta hacen los encargos   para que los lleven hasta sus domicilios.
Los que trabajan en los  carritos aseguran que este trabajo difícilmente desaparecerá, porque lo vienen realizando por más de cuatro décadas y ni siquiera el crecimiento del parque automotor ha logrado sacarlos de circulación.
De acuerdo con las cifras oficiales, en las calles transitan más de 250.000 motorizados, pero los caballos se han adaptado de tal manera que no tienen inconvenientes de caminar en medio del bullicio y bocinazos.
Los caballos son entrenados para andar en medio de este caos. Para amansar al animal, lo hacen caminar con otro que esté acostumbrado.

“Trasporta la carga y uno se ahorra el taxi”
Lucio Céspedes (74) es un maestro en el manejo de la carretilla. Vive por el barrio Sucre, calle 11, domicilio que todo el barrio conoce porque allí venden los tamales que prepara su esposa. “En ninguna parte los prueba con este sabor”, comenta orgulloso.
La carretilla es de mucha utilidad en su trabajo, porque su esposa prepara los tamales y luego los vende en el mercado de la zona. Él se encarga de llevar la carga. Cuando se acaba el gas, coloca la garrafa en su carretilla y recorre cuantas tiendas haga falta hasta encontrar. “Transporta la carga y uno se ahorra el taxi”, dice.
Como él hay muchos que usan este medio. En los mercados hay asociaciones de cargadores que utilizan carretilla.

Animales

- Esfuerzo. Los caballos son los que jalan la carga. Algunos lucen el pelaje opaco y las pezuñas reforzadas con herraduras de goma para evitar el desgaste en el pavimento. 

- Entrenamiento. Los animales son entrenados para obedecer las órdenes de sus dueños y transitar en medio del bullicio de los motorizados. 

- Contratación. La gente solicita a los carritos para transportar material de construcción y para votar escombros. La carrera en este transporte cuesta entre Bs 20 y 60, dependiendo de la distancia. Cubren el centro y la periferia de la ciudad.

- Norma. La ordenanza 030/2006 establece que el poseedor de un animal tendrá la obligación de proporcionarle la alimentación adecuada a su necesidad de desarrollo, así como mantenerlo en buenas condiciones. Tampoco está permitido el pastoreo y vagancia de animales domésticos como vacunos, equinos, ovinos, caprinos, porcinos, camélidos, animales silvestres y otros, en lugares públicos, áreas verdes, plazas, parques, quebradas, lechos de ríos, riachuelos, depósitos de basura y otros dentro de la urbe cruceña.



 
 

  FOTOGRAFÍAS

Utilidad. Los caballos transitan con las carretas en todos los puntos de la ciudad. Llegan hasta el centro con la carga



  HOY - TITULARES

Energía eléctrica para comunidades del este

Detección oportuna es clave para vencer el cáncer

Niño, de seis años, es una de las últimas víctimas de la gripe

Tres incendios movilizan a los bomberos

Informe del caso Rózsa fue redactado por el Gobierno

La EMI promueve nuevo modelo de enseñanza

Piden ayuda para encontrar a joven con trastornos

Investigan ‘narcoexpedientes’ resueltos por varios jueces

Capturan a chofer de bus escolar por abuso a menor

Un sujeto irá ante un juez por causa de una muerte