Viernes 18, de abril del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa 23 Septiembre 2010  
 

Temen que se pierda el acento camba
Dos historiadores apuntan a preservar la fonética para no perder la identidad


imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

 

D. Ortiz / C. Peña y Lillo

Palabras como jatupú, baquitú y barcino, que forman parte del habla popular cruceño, se están perdiendo casi del todo o están a punto de hacerlo. Sin embargo, lo que más preocupa es que poco a poco está desapareciendo el acento característico del hombre de las tierras grigotanas, que como en ninguna otra parte de Latinoamérica, pronunciaba con nitidez la ‘ll’ y reemplazaba la ‘s’ por un sonido similar a la ‘j’. Así coinciden en señalar Alcides Parejas, historiador, y Ruber Carvalho, escritor, que fueron consultados sobre el tema.
En criterio de ambos entendidos, es normal que con la modernización, la tecnología y la globalización se vayan perdiendo los modismos y frases cambas. No obstante, ven con preocupación que suceda lo mismo con la fonética camba, puesto que eso significa la pérdida de nuestra identidad.
“No se trata sólo de cómo pronunciamos las palabras, sino de nuestra identidad”, afirma Carvalho, al señalar que preocupa mucho el hecho de que la gente haya empezado a copiar estilos foráneos, como por ejemplo el reemplazo de la ‘ll’ por la ‘y’; esto como producto de la influencia de los medios de comunicación. Es así que cada vez es más común escuchar decir [ayá], en lugar de [allá].
Lo mismo sucede con la pronunciación de la ‘s’. En el hablar nuestro tradicional la pronunciación de este sonido es parecido a la ‘j’, dice Carvhalo.
De igual forma, se considera importante conservar el uso  de diminutivos, como -ingo. Según el libro de Hernando Sanabria Fernández, El habla popular de Santa Cruz,  los diminutivos -ingo [chiquitingo], -inga [auringa] y los superlativos -ongo [grandongo], -onga [puertonga], -anga [florsanga], el ‘superlativo de superlativos’ -niní- [riquininísimo], son exclusivos del oriente boliviano.
Los entendidos también creen que para no perder nuestra identidad en los centros educativos y a través de los medios de comunicación se debe incentivar el uso del ‘vos’ en lugar del ‘tú’ y la acentuación de los verbos en algunos tiempos: amás por amas, comés en vez de comes, sos por eres, tenés por tienes, amés por ames, tengás por tengas, amá por ama, comé por come.
Nombrar a las personas por sus apodos es también uno de los modos particulares que hacen parte del lenguaje popular y que persiste a pesar del tiempo. Sin embargo, esto puede verse afectado por la nueva ley contra el racismo.
Otra de las características que se conservan es la forma de hablar franca y picaresca.
Parejas pide que la gente deje de ser cruceña sólo de puertas para dentro de sus casas, pues considera que hay gente que tiene un complejo de inferioridad. “Hay que ver el problema de la educación y del papel en contra que juegan algunos medios de comunicación”, apuntó y reiteró que el habla de un pueblo es su identidad, lo cual en lo esencial no debe cambiar.

Los cruceños tenemos que llegar al convencimiento de que queremos ser cruceños. No debemos disfrazarnos al hablar
Alcides Parejas / Historiador

Copiemos lo bueno, desechemos lo malo y, sobre todo, sigamos siendo auténticos. Conservemos la franqueza y sencillez
Ruber Carvalho / Escritor

Dos joyas literarias
El Habla popular de Santa Cruz, de Hernando Sanabria Fernández, y el Diccionario enciclopédico cruceño, de Germán Coimbra Sanz, son dos joyas literarias sobre las particularidades de la lingüística cruceña.
El texto de Hernando Sanabria consta de una primera parte en la que el autor expone sobre las diferentes corrientes que influyeron sobre el habla de los habitantes del oriente boliviano y analiza o menciona algunas curiosidades y particularidades lingüísticas.
La segunda parte es propiamente un diccionario de palabras orientales y en la tercera nombra y explica los modismos verbales.
Entre tanto, la obra de Coimbra es un diccionario con los significados de miles de palabras y modismos cruceños. Se trata de uno de los textos más completos sobre el habla popular de Santa Cruz y del oriente boliviano.

Frases

- Expresiones. Tal vez, por herencia castellana, el oriundo de las tierras del oriente es dicharachero, bromista, lleno de chispa, gracejo a flor de piel.  Aquí, algunas de las miles de expresiones costumbristas cruceñas, las primeras aún en uso y las otras, ya casi olvidadas.

- Como piyo contra el cerco. Se decía para explicar cuando alguien estaba en una encrucijada para decidir algo o se sentía cercado por distintas situaciones que lo afligían.

- El que no cae resbala. Dicho popular que identificaba un lugar o una situación a la que alguien debía llegar tarde o temprano. Sigue usándose, principalmente en el área rural.

- Con los crespos hechos. Así se decía de la persona que se alistó y alguien la dejó esperando. Es un dicho que aún es usado por mucha gente de Santa Cruz.

- Como pan que no se vende. Era la forma de responder a la pregunta de ¡Cómo estás!, cuando estaba sin hacer nada o para explicar que nadie lo buscaba.

- Sobre mojado llovido. Así se expresaba quien, aparte de muchos problemas que tenía sin resolver, se le presentaba otro que venía a agravar la situación.

Pasadas

 Jugar a burro muerto. En juegos de azar, participar del juego sin tener dinero para la apuesta
 Jurar en falso. Dícese de la cosa que está deteriorada o en condiciones de no servir más.
 Irse a la mismísima. En el entendido de que la mismísima es la ‘m’, llegar al camino peor de las adversidades.
 Estar a las cachuchas. Hallarse en situación depresiva y como víctima de la mala suerte.
 Emborrachar la perdiz. Hacer algo ostensiblemente, con el fin de encubrir lo que realmente se desea hacer.
 Escurrir por el codo. Ser avaro, roñoso, incapaz de hacer gasto alguno.
 Estar de banderitas. Hallarse sufriendo un desarreglo gástrico y con evacuaciones continuas.
 Estar en punto de nigua. Dícese de la mujer que está en estado de gravidez.
 Hurgar los petos. Dícese de quien busca líos. “Hurgar el avispero”.



 
 

  FOTOGRAFÍAS

La forma de hablar picaresca y franca aún se conserva entre los cruceños. Las tertulias en la plaza principal son muy comunes



  HOY - TITULARES

Hallan 18 fábricas y un laboratorio en el norte

Vehículo con policías embistió a una moto; hay dos heridos

Decano asegura que demandará a vicerrector de la ‘U’

Hallan la vagoneta que usaron para atracar en Prodem

Alcaldía instala laboratorio que beneficia a enfermos del penal

Denuncian excesos en pasajes y los caminos están expeditos

Avanza proceso de consolidación de la reserva Río Grande

Se pronostica un surcito y chubascos el fin de semana