Martes 2, de septiembre del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa 02 Septiembre 2010  
 

No hay sala para adultos quemados
Salud. El hospital San Juan de Dios tiene seis camas improvisadas


imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

 

Deisy Ortiz D.

El drama que pasa la familia de Marco Antonio Gómez, desde que éste resultara con el 90% de su cuerpo quemado en un lío de tierras, saca a relucir un gran problema que confronta la capital cruceña, la falta de una unidad especializada para la atención al adulto con problemas de quemaduras.
Según estimaciones, cerca de 40.000 personas (entre niños, jóvenes y adultos) sufren quemaduras anualmente en el departamento cruceño. De éstos, el 50%, es decir, 20.000, corresponde a menores de  15 años.
Pese a ello no hay un servicio para la atención de adultos afectados, por lo que los hospitales San Juan de Dios y Japonés, adonde llega la mayor cantidad de enfermos graves con estos cuadros, se ven obligados a habilitar algunas camas, en ambientes que no son los adecuados.
El San Juan de Dios dispone de seis camas en el servicio de Cirugía, donde los pacientes reciben atención junto con enfermos que sufren de otras patologías, por lo que están expuestos a infecciones. “Allí se les da la asistencia que está a nuestro alcance, pero no es la adecuada. Nosotros los recibimos porque es nuestra obligación  socorrer a los enfermos que llegan al hospital”, afirmó el director de este nosocomio, Marcelo Cuéllar.
En el Japonés se habilitan camas en Emergencia y en Cirugía cuando llegan personas quemadas, pero el problema surge cuando ingresa un paciente grave, como Marco Antonio Gómez, que tiene  quemaduras profundas y en un 90% de su cuerpo, según indicaron algunos médicos.
Emilia Carrasco, madre de Marco Antonio, contó que en el San Juan de Dios no pudieron atender a su hijo porque no hay equipos, por eso lo llevó a la clínica Incor, donde estuvo algunas horas, y luego fue transferido a la clínica Niño Jesús II.
Cuéllar hizo notar que el quemado es un paciente bastante delicado porque no tiene la protección natural que da la piel y está expuesto a contraer infecciones. Por ello, necesita ser internado en un ambiente que reúna las condiciones de aislamiento, esterilización y cuidados necesarios, pues además se trata de un paciente que tiene una recuperación lenta y larga.
Actualmente, sólo el hospital de niños Mario Ortiz tiene un servicio especilizado para  menores de 12 años.
Según el jefe de este servicio, Carlos Vacaflor, básicamente una unidad para quemados debe contar con salas de internación con camas especiales y colchones antiescaras, un quirófano séptico para realizar cirugías reconstructivas, camas para terapia intensiva debidamente acondicionadas y todo el ambiente debe tener un aire central para evitar infecciones.
Para Vacaflor, es urgente construir un instituto del quemado en el sistema público, con 30 camas para niños y adultos. Incluso, dijo que hace algunos años presentó a las autoridades correspondientes una demanda en ese sentido.
Al respecto, el jefe de Epidemiología del Sedes, Roberto Tórrez, reconoce que es necesario un servicio de este tipo y asegura que su construcción está siendo considerada para los próximos años.

Hospital Mario Ortiz asiste a 3.200 niños cada año
El hospital Mario Ortiz cuenta con el único servicio de quemados para niños en todo el  oriente boliviano. Allí se atienden cada año a 3.200 menores de edad y se realizan 530 cirugías.
Se trata de una unidad completa, con una sala de hospitalización con 11 camas, sala de emergencias, dos camas para terapia intensiva, un quirófano con equipos de última generación y todos sus ambientes están esterilizados.
El funcionamiento de este servicio se dio gracias a la labor de las Damas Argentinas,  que consiguieron reunir más de $us 80.000 para invertirlos en el proyecto.
El director del servicio, Carlos Vacaflor, comentó que éste es el único centro que cuenta con una asistencia integral en todo el oriente boliviano y que incluso reciben pacientes de Cochabamba, Chuquisaca y Tarija.

 Para saber

- Riesgo. Según el jefe del servicio de Quemados del hospital de niños Mario Ortiz, Carlos Vacaflor, el 80% de las quemaduras se producen en la casa y dentro de ésta, en la cocina. 

- Afectados. El 80% de los casos de quemaduras se da en niños menores de dos años. El SUMI cubre el 80% de las atenciones en el servicio de Quemados del hospital de Niños.

- Estadísticas. Establecen que en el mundo la mayoría de las muertes relacionadas con incendios (70%) se debe a la inhalación de los gases tóxicos que se producen en los incendios. Las llamas y las quemaduras sólo representan aproximadamente un 30% de las muertes y lesiones causadas por los incendios. Además, da cuenta de que anualmente los incendios provocan la muerte de unos 500 niños menores de 14 años. 

- Costo. En Bolivia la asistencia a una persona quemada cuesta más de $us 30.000, por mes.



 
 

  FOTOGRAFÍAS

Asistencia. El hospital Mario Ortiz cuenta con el único servicio de quemados para niños en todo el oriente boliviano



  HOY - TITULARES

Hieren a mujer y la despojan de $us 50.000

En El Puente mantienen el bloqueo

290 nuevos ítems no resuelven problemas de la Caja Nacional

Cachuela Esperanza estrena sistema de electrificación

RADAR DE LA REGIÓN

Cortas

Esta noche se inaugurarán dos edificios escolares

Puerto Suárez izó el emblema verde, blanco y verde