Jueves 24, de abril del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa 19 Abril 2011  
 

Bolivia aún enfrenta una alta desnutrición
Hambre. El país integra el grupo de naciones con una “moderadamente alta” desnutrición. Un 27,1% de los niños menores de 5 años no tiene garantizada su alimentación diaria


imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

 

Carlos Morales y agencias

Bolivia aparece entre los países con mayores índices de desnutrición del mundo. Según el Mapa del Hambre 2011 del Programa Mundial de Alimentos (PMA), un 27,1% de los niños bolivianos menores de cinco años sufre por la falta de nutrientes necesarios para su supervivencia y desarrollo. La pobreza y la falta de educación son las causas fundamentales de este fenómeno que se ha vuelto crónico para la mayoría de los bolivianos pese a los programas oficiales de lucha contra este mal.
El retrato del hambre en Bolivia elaborado por el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es dramático: una de cada tres personas a escala nacional y cinco personas en el ámbito rural no pueden acceder a la canasta básica alimentaria por falta de recursos.
Esto se debe a que el 62,7% de la población vive por debajo del índice de la pobreza y más del 33% sufre la pobreza extrema. La situación es crítica entre los más de 1,5 millones de niños menores de cinco años, población que fue encuestada por el Estado boliviano para realizar el estudio del PMA al que tuvo acceso EL DEBER.
Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 2008, un 27,1% padece desnutrición crónica; el 8% presenta retraso severo en su crecimiento. A esto se suma que entre 1 y 4% alcanza los niveles de desnutrición aguda que ponen en riesgo su vida.
El Ministerio de Salud y Deportes no dio su versión respecto de los altos índices de desnutrición que prevalecen en el país, pese a las políticas de lucha contra la pobreza y el hambre implementadas en los últimos años pese a la solicitud de EL DEBER.
De esta forma, el informe del PMA viene a confirmar que el país se encuentra en el pelotón de los más afectados por la desnutrición.
Haití, República Dominicana y Bolivia registran los índices más altos de desnutrición en América Latina.
La investigación del PMA establece seis categorías para clasificar la desnutrición mundial.
Entre los países que tienen menos del 5% de su población con el problema de la desnutrición están, entre otros, los países europeos, Rusia, Estados Unidos, Japón y Canadá; pero también se ubican países latinoamericanos como México, Costa Rica, Chile, Uruguay y Argentina. La mayoría de los países latinoamericanos están calificados en las primeras tres categorías de este mapa. 
El caso más preocupante es el de Haití, que registra una desnutrición "muy alta", mayor al 35 por ciento.  República Dominicana y Bolivia tienen una tasa "moderadamente alta", entre un 20 y un 34 por ciento.  Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú y Paraguay entraron en la categoría "moderadamente baja", con niveles de desnutrición de entre el 10 y el 19 por ciento. Y finalmente Brasil aparece pintada en amarillo con una tasa de entre el 5 y el 9 por ciento.

También afecta a barrios pobres de Santa Cruz
El estudio del Programa Mundial de Alimentos (PMA) revela que la desnutrición en Bolivia afecta a los departamentos de forma diferenciada, de acuerdo con su nivel de desarrollo.
En primer lugar están La Paz, Cochabamba, Oruro, Chuquisaca y Potosí, donde la proporción de niños desnutridos varía entre 30 y 44%. Por otro lado están Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, donde varía entre 12 y 18%, debido a que estos departamentos presentan niveles de desarrollo humano más altos.
La especialista en nutrición Rita Medina alerta que pese a que Santa Cruz es uno de los departamentos que menos problemas tiene respecto a la desnutrición, esto no significa que no haya problemas.
“Hay bolsones de pobreza muy importantes donde todavía se están encontrando niveles de desnutrición significativos. Estos bolsones de pobreza hay que trabajarlos dentro del departamento con políticas específicas”, destacó.
El informe del PMA muestra que más de 1.000 millones de personas sufren desnutrición en el mundo, "una cifra equivalente a la suma de la población de América del Norte y de Europa", según la organización.
De esta forma, una de cada seis personas en el mundo no tiene alimentos suficientes para estar saludable y llevar una vida activa. 
"El hambre y la desnutrición son considerados el principal riesgo a la salud, más que el sida, la malaria y la tuberculosis juntas", alerta. El PMA detalla que entre las principales causas del hambre están los desastres naturales, los conflictos, la pobreza, la falta de infraestructura agrícola y la sobrexplotación del medioambiente. Recientemente, el número de personas con hambre se incrementó debido a la crisis financiera. El programa explica que existe otro tipo de hambre, el oculto "producto de la deficiencia de micronutrientes y hace a las personas más susceptibles a las enfermedades infecciosas, perjudica el desarrollo físico y mental, reduce la productividad laboral y aumenta el riesgo de sufrir una muerte prematura".

   Desnutridos  

- Niños. Son los más afectados por la falta de nutrientes debido a las condiciones de extrema pobreza en que viven sus familias. 

- Madres. La falta de alimentación también afecta a las madres que no pueden nutrir a sus hijos de forma adecuada. 

- Desnutrición crónica. Afecta a cientos de miles de niños. Genera enfermedades, bajo peso y retardo en el crecimiento de la talla para una determinada edad.

- Marasmo. Es un tipo de desnutrición aguda que afecta a los niños que viven en situación de extrema pobreza. Los países subsaharianos, en África, y Haití sufren este tipo de desnutrición aguda.

- Calidad antes que cantidad. Los expertos en nutrición coinciden en señalar que los bolivianos se alimentan mal. Privilegian la cantidad y los alimentos con alto contenido de hidratos de carbono (arroz, papa y fideos) antes que las frutas, verduras y carnes, ricas en nutrientes y vitaminas.

Hay avances, pero faltan resultados
Rita Medina / Especialista en Nutrición
El problema de la desnutrición en Bolivia está directamente asociado con la falta de educación y la pobreza que afecta a la mayoría de los bolivianos.
Por fortuna, en nuestro país no existe la desnutrición de cuarto grado, como es el marasmo o el kwashiorkor, que son enfermedades producidas por la falta severa de nutrientes en la dieta de las personas, sino que existe la desnutrición crónica o la subnutrición, donde se afecta la talla de los niños, por una carencia durante mucho tiempo de ciertos nutrientes.
Además, tenemos una desnutrición latente que está presente más por falta de micronutrientes como el hierro y el zinc. Entre un 36 y 40% de los niños en Bolivia padece una carencia severa de anemia nutricional. La desnutrición está relacionada con la mala calidad de la alimentación que tenemos los bolivianos.
No necesariamente con la cantidad (más calorías), sino con la calidad (mayores nutrientes como el hierro y las vitaminas). Esto está relacionado con la falta de educación y la pobreza que afecta a la mayor parte de la población.
Hay mucha falta de conocimiento sobre qué tipo de alimentos se deben dar en determinadas etapas de la vida, como la niñez, que es clave para la vida de la persona. Además, tenemos una alimentación muy monótona, que no tiene variedad. Esto, precisamente, hace que se produzca la desnutrición. En materia de políticas públicas, se han hecho esfuerzos importantes para atacar este mal, como es el Programa de Desnutrición Cero.
Sin embargo, hay que evaluar el impacto de esas políticas y ver dónde se ha fallado y por qué permanece el problema en nuestro medio.
Con estos datos tendríamos que saber qué medidas adoptar para modificar la situación actual. Se ha mejorado un poco en Bolivia, pero falta mucho camino por recorrer.






 
 

  FOTOGRAFÍAS

Víctimas. El Centro de Nutrición 18 de marzo atiende a decenas de niños en la Villa Primero de Mayo. La pobreza golpea a miles, también en la pujante Santa Cruz



  TITULARES

Japón se rearma y recibe apoyo de EEUU

Santos restituye a Petro como alcalde de Bogotá tras fallo

Bachelet envía proyecto para una profunda reforma política