Lunes 1, de septiembre del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa  
 

Qué vergüenza, Paola



Osman Patzzi Sanjinés
imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

Por  las redes sociales, que es por donde circulan las noticias con mayor rapidez, me enteré que la presentadora de televisión paceña Paola Belmonte se despidió de la audiencia y que lo hizo entre sollozos.

Si es un alivio o no, solo ella sabrá, pero imagino que esta decisión, compleja y polémica, habrá sido bien recibida por quienes se animaron a tirar la primera, la segunda  y la tercera piedra, como felicita irónicamente el periodista Juan José Toro al compartir el enlace con la información.


Para abreviar los antecedentes, desde principios de mes se ha difundido y se sigue difundiendo un video con cámara escondida en la intimidad de esta persona con el sujeto que ahora está imputado con cargos de extorsión y daño moral. Si se sumara los comentarios que esto ha derivado, fácilmente se podrían leer millones de palabras, la mayoría ofensivas y más agresivas que la difusión de las imágenes citadas.


Siento culpa porque he visto el video y lo he vuelto a ver. Y porque he leído y he vuelto a leer lo que se dice de Paola y no he salido en su defensa. Porque no hay duda sobre el doble rasero con el que se la juzga y condena y porque el verdadero delito está socapado y los derechos están pisoteados.


Vaya lugar para vivir. Un sitio donde la lapidación se practica abiertamente. Una sociedad que se regocija en el escarnio y que, en definitiva, se autodestruye. Estoy avergonzado y no sé qué me avergüenza más. Si haber mirado el video, una y otra vez, o no haberme pronunciado antes.