Jueves 18, de septiembre del 2014
Santa Cruz de la Sierra - Bolivia
Santa Cruz | Seguridad | Nacional | Internacional | Economía | Deportes | Sociales | Escenas | Editorial | Clima
   
 Edición Impresa  
 

Capitalización y nacionalización de YPFB



Oscar López Paulsen
imprimir enviar noticia a un amigo Texto pequeño Texto medio Texto grande

La capitalización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) se consolida en 1997, pero el proceso empezó tres años antes, cuando el resto de las empresas del Estado fueron capitalizadas. Personeros estatales venían a YPFB y nos hablaban de las bondades del proceso, afirmando que las empresas del Estado mantendrían el 51% más las acciones de los trabajadores, que alcanzaban al 2% o al 3%, mientras que las empresas capitalizadoras únicamente comprarían el 46% o el 47%.

Todo esto estaba bien arreglado por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo y el sistema político neoliberal imperante, convencido de que vender nuestro patrimonio era la mejor y más rápida manera de lograr el desarrollo económico, social y político. Los medios de comunicación, ya sea sostenidos económicamente o conversos por creer en el proceso, hablaban y profesaban con mayor vehemencia que los creadores mismos, incluso la izquierda estaba paralizada y apopléjica, pues parecía que no tenía argumentos para refutar estas ideas, de tal forma que penetraron en la población hasta convertirlas en paradigmas.

El proceso en YPFB empezó en 1995, para lo cual se contrataron consultores especializados. De todos los que vinieron, solo dos eran realmente de muy buen nivel, el resto eran deficientes, pero defendían la ideología y la doctrina con mucha vehemencia y fe. El Gobierno quería que la gente de YPFB no participara en el proceso, porque lógicamente tenía miedo de que la información llegara a niveles políticos inconvenientes.

En la historia de YPFB tres fueron los procesos políticos que aumentaron sus reservas: la nacionalización de la Standard Oil, la nacionalización de la Gulf Oil Company y la capitalización de YPFB.

La actual nacionalización de YPFB aumentó activos, pero no reservas y ha demostrado que no es fácil hacer una empresa petrolera estatal con el nivel de personal que tenía YPFB antes de la capitalización; es muy difícil, caro y de larga duración. Un ejemplo claro es Petróleos de Venezuela (Pdvsa); siendo una empresa muy grande, los venezolanos que trabajan en ella no están muy capacitados, esto se debe a que la industria no fue desarrollada por ellos, además de los vaivenes políticos. Andrés Pérez la nacionalizó y él mismo, cuando se dio cuenta de que no podían manejarla –doble negociado–, la privatizó, hasta que la volvieron a nacionalizar.

Preparar gente para un monstruo como Pdvsa, por más dinero disponible que se tenga, no es una tarea fácil ni rápida, toma mucho tiempo, por lo menos 15 o 20 años, quizás más, pues los profesionales y trabajadores tienen que iniciarse desde abajo e ir ascendiendo por la corriente natural, aprendiendo a operar primero, luego a planificar y administrar hasta ejercer los niveles más altos de gerenciamiento, acompañados de políticas globales.
Formar personal eficiente a nivel competitivo le costará mucho tiempo y dinero a YPFB Corporativa y a sus empresas subsidiarias, lo cual no es una solución a corto ni a mediano plazo para remplazar nuestras disminuidas reservas de gas y petróleo. Hay que repensar en acciones de reactivación exploratoria más rápidas, ¡ya!

* Ingeniero oscarlopez@cotas.com.bo