historia de amor

Veterano de guerra tendrá una cita con su exnovia 70 años después


La conoció en medio de la Segunda Guerra Mundial y se enamoraron, pero luego tomaron caminos distintos. No hablaron nunca más, hasta que se buscaron por Skype

Norwood Thomas, de 93 años, viajará hacia Australia donde se encontrará con Joyce, de 88 años
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/01/2016

Norwood Thomas es un veterano de la Segunda Guerra Mundial. Vive en Virginia Beach, Estados Unidos, y tiene 93 años. Junto con Joyce Morris, una anciana de 88 que reside en Australia, protagonizan una verdadera historia de amor. Se conocieron y enamoraron durante ese conflicto, pero por la labor de su novio se separaron y nunca más volvieron a verse. Ahora, gracias a la tecnología, se contactaron y el hombre viajará para verla.

La historia de Thomas y Morris comenzó en 1944, cuando se conocieron a orillas de Río Támesis, en Londres. Se enamoraron y pasaron varios meses juntos. Pero el hombre formaba parte de la División Aerotransportada 101 de EE.UU. y tuvo que partir para lanzarse en paracaídas en Normandía. Nunca más volvieron a verse.

Al principio, tras la separación, se mandaron cartas que tardaron meses en llegar a destino. Fueron pocas. Hasta que perdieron el contacto. No volvieron a saber nada más el uno del otro. De hecho, ambos se casaron y formaron sus respectivas familias. Pero el amor nunca se apagó.

Pasaron muchos años y ambos enviudaron. Hace algunos meses, la mujer de 88 años miraba como su hijo buscaba información en su computadora y le pidió buscar el nombre Norwood Thomas. Google le arrojó como resultado una nota del diario The Virginian Pilot del 18 de octubre de 2010 que daba cuenta de un héroe de guerra que había luchado contra los nazis y estaba cumpliendo sus últimos deseos.

Fue en ese momento cuando Rob contactó a un periodista del periódico quien a su vez se comunicó con Thomas. “¿Joyce? ¡Dios mío!”, se sorprendió el veterano. Luego de varias conversaciones, los hijos de ambos decidieron contactarlos por Skype.

El 9 de noviembre pasado la tecnología permitió que pudieran verse las caras nuevamente.

- ¿Hola?, dijo Thomas. ¿Tommy?, replicó ella. Ese fue solo el comienzo del cruce de varias anécdotas y suaves reproches por su distanciamiento.

Ella le recordó lo “pícaro” que podía ser y él respondió que “aún podía serlo”. Todos los testigos de esa reunión digital, en Australia y en los Estados Unidos, sonrieron

Ahora él viajará a Australia para verla. "No tengo idea de lo que mis emociones van a ser una vez que nos encontremos cara a cara", dijo el hombre. Lo cierto es que pasarán San Valentín juntos



 




En esta nota