ASTRONOMÍA

Un diluvio intergaláctico alimenta agujero negro


Un grupo de astrónomos observó, a través del telescopio chileno ALMA, cómo un grupo de frías nubes de gas 'llueven' sobre un agujero negro supermasivo

Observan, desde el observatorio de Chile, una fría tormenta intergaláctica que alimenta un agujero negro. (Foto: La Tercera)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

08/06/2016

Un equipo internacional de científicos ha observado por primera vez cómo a partir de un grupo de frías y densas nubes de gas intergaláctico "llueve" sobre un agujero negro supermasivo situado en el centro de una galaxia.

Los resultados de su estudio, recogido en la revista "Nature", remodela la visión que los astrónomos tenían sobre cómo se alimentan los agujeros negros supermasivos en un proceso conocido como "acreción", informó este miércoles el Observatorio Europeo Austral (ESO) en un comunicado.

El equipo de científicos, liderado por el astrónomo de la Universidad de Yale en New Haven (Estados Unidos) Grant Tremblay, ha observado gracias al telescopio ALMA, situado en Chile, que cuando las condiciones meteorológicas intergalácticas son favorables, los agujeros negros pueden alimentarse también "de nubes gigantes de gas molecular muy frío en forma de grumosos aguaceros".

"Es emocionante pensar que realmente podemos estar observando este aguacero que abarca toda la galaxia y que alimenta a un agujero negro cuya masa es de cerca de 300 millones de veces la del sol", afirmó Tremblay.

El equipo, compuesto por veinticinco investigadores de todo el mundo, utilizó ALMA para estudiar un cúmulo de unas 50 galaxias inusualmente brillante, conocido como Abell 2597, que se encuentra a mil millones de años luz de la Tierra.

Te puede interesar: El universo se expande mucho más rápido de lo que se creía

Según explicó el ESO, se trata de un evento de meteorología cósmica sin precedentes, pues hasta el momento los astrónomos creían que en las galaxias más grandes los agujeros negros supermasivos se alimentaban de forma lenta y constate de gas caliente ionizado proveniente del halo de la galaxia.

Informaciones obtenidas anteriormente demostraban que entre las galaxias que conforman Abell 2595 se encontraba una atmósfera difusa de gas ionizado caliente "disperso uniformemente".

Lo que han descubierto los científicos es, como afirmó Tremblay, que este gas, que está muy caliente, puede enfriarse rápidamente, condensarse y precipitarse de un modo muy parecido a lo que ocurre en la atmósfera de la tierra cuando el aire cálido y húmedo genera nubes de lluvia.

Los astrónomos planean ahora utilizar ALMA para buscar estas "tormentas" en otras galaxias con el fin de determinar si esta "meteorología cósmica" es tan común como sugiere la teoría actual.

Conoce más: La NASA anuncia 1.284 nuevos planetas más allá del Sol



 




En esta nota