CIENCIA

Tomar una copa de sidra es la opción más ‘light’


La clave para disfrutar de la fiesta de Año Nuevo está en saber elegir lo que vas a tomar 


29/12/2016

Llegan las fiestas de fin de año y los brindis se multiplican. A menos que estés dispuesto a festejar con agua, casi todas las bebidas sumarán calorías innecesarias a tu dieta.


Si uno de tus propósitos para el 2017 es bajar los kilos de más y cuidar tu salud, avanza hacia tu objetivo desde el minuto uno tomando en cuenta las calorías que comas y bebas durante la fiesta de Año Nuevo: la clave para pasarla bien sin graves consecuencias está en la medida y en elegir qué tomar.


El valor calórico de una bebida alcohólica depende directamente de su grado de alcohol (siete calorías por gramo), por lo que mientras más ‘fuerte’ sea la bebida, más engorda. Si encima la combinas con gaseosa y tomas más de la cuenta, lo ingerido durante una noche puede ser equivalente a varias hamburguesas.

Los más y los menos
El alcohol se encuentra en distintos porcentajes en cada tipo de bebida. El diario argentino La Nación recopila las calorías de las bebidas más comunes y señala que las que menos grado alcohólico tienen son la cerveza y el vino, mientras que los licores destilados tienen el grado más alto. 
La cerveza rubia contiene, por lata, un promedio de 140 calorías y el vino (tinto o blanco) 120 calorías por copa.


Si vas a brindar con espumantes, una copa de sidra tiene 70 calorías y el champán varía según su tipo: el más dulce contiene 150 calorías. 
Ten más cuidado con las bebidas que llevan gaseosa o jugos de frutas. Un vaso de fernet con gaseosa sumará 280 calorías a tu cuerpo, mientras que un daiquirí aportará 300. Una clave para reducir la ingesta calórica es mezclar los tragos con gaseosas light  

Mitos y verdades sobre la resaca
 La sabiduría popular dice que mezclar el tipo bebidas, tomarlas en determinado orden o según su color altera la sensación de la mañana siguiente.


La cadena de noticias BBC señala que la única manera para evitar una resaca es consumiendo menos alcohol e intercalando las bebidas con un vaso de agua. Si mezclas los tragos, no importa el orden en el que lo hagas: el efecto será el mismo, señala la BBC y añade que las bebidas de color oscuro suelen intensificar la resaca del día siguiente por su alto nivel de congéneres (químicos como los taninos). 
En pocas palabras: la única salvación posible es tomar poco e intercalar con agua.



En esta nota



e-planning ad