Tendencias

Sushi bajo sospecha tras infecciones por comer pescado crudo


Un reporte inglés alerta que han aumentado los casos de anisakiasis. Larvas de la carne cruda se pueden pegar al intestino y causar molestos trastornos

Antes de ingerir pescado crudo habrá que pensarlo dos veces

18/05/2017

Desde que el sushi se puso de moda hay muchos fanáticos y su oferta se ha multiplicado.Pero mientras los nigiris y los makis ganan cada vez más popularidad, un nuevo estudio publicado por el British Medical Journal Case Reports alerta que también se dispararon las infecciones por la ingesta de parásitos.

Hay pescados que se salvan como el salmón y la trucha
Hay pescados que se salvan como el salmón y la trucha

La publicación del estudio coincide con un caso mediático de un hospital de Lisboa (Portugal) que trató a un hombre de 32 años al que se le encontraron larvas de parásitos en el revestimiento intestinal. Antes de llegar, el hombre admitió sufrir dolor de estómago, vómitos y fiebre alta durante más de una semana.

Cuando reveló que había comido sushi recientemente, los médicos comenzaron a sospechar que podría corresponderse con un caso de anisakiasis, una enfermedad parasitaria causada por uno pequeños gusanos que pueden invadir las paredes del estómago o del intestino de los seres humanos.

El riesgo de contaminación por anisakis es más alto si se toman pescados o moluscos –como el calamar– crudos o poco cocidos (marinados o ahumados) que si se cocinan, hornean o se elaboran en salmuera.

El pescado que se va a consumir crudo debe haber sido antes congelado 

Por eso, en el caso del sushi, lo recomendable es que el pescado haya sido sometido a un proceso de congelado antes de elaborar con él este popular plato japonés.

De entre las especies afectadas, quedan a salvo pescados como las truchas, las percas, las carpas y el salmón, puesto que su procesado industrial ya elimina a estos huéspedes.

Un dato clave para los amantes del sushi: no todas las tipologías y variedades de este plato tienen que prepararse con pescado crudo, por ejemplo, puede hacerse con un langostino cocido, bacalao ahumado o salmón ahumado. Quizás, el riesgo pueda evitarse a la hora de elegir.



En esta nota