SOCIEDAD

Sacaba aduló a su habitante más longeva, Julia Flores, de 116 años


La anciana, que no tuvo hijos y solo habla quechua, es probablemente la mujer de mayor edad del país. El 26 de octubre cumplirá 117 pero su familia la agasajó anticipadamente

Julia Flores vivió un día diferente el 11 de octubre en Sacaba, pueblo en el que pasó la mayor parte de su vida. Tocó un charango que le regalaron

13/10/2017

El municipio de Sacaba (Cochabamba) rindió homenaje al Día de la Mujer Boliviana, el miércoles 11 de octubre agasajando, en un acto especial en nombre de todas, a Julia Flores Colque, la habitante más longeva del lugar y probablemente de toda Bolivia, con 116 años de edad.

La celebración tuvo lugar en la Alcaldía de Sacaba, a donde Julia llegó en una silla de ruedas asistida por sus sobrinas nietas. La acercaron a una mesa con una torta, le regalaron flores y le cantaron el ‘Happy birthday’, adelantándole su cumpleaños número 117, a cumplirse el 26 de octubre.

Las múltiples atenciones hicieron lagrimear de felicidad a la humilde anciana, que pasó su vida comerciando frutas y otros productos en el mercado del pueblo.
Compartió el día especial con funcionarios de la Alcaldía y con sus familiares más cercanos. Ella nunca tuvo hijos y tampoco se le conoció marido, por lo menos en los últimos 40 años, los cuales pasó con su sobrina nieta, Rosa Lucas, y otras descendientes.

“Yo me siento afortunada de que siga viva, ella ha sido una madre para nosotros. Es una bendición de Dios porque Él ha permitido que siga a nuestro lado en gran parte de nuestra formación. Yo le agradezco por todo lo que ha hecho”, contó Rosa Lucas, nieta sobrina de Julia Flores, al periódico Los Tiempos.
Asimismo, Rosa explicó que durante muchos años, ella y sus dos hermanos menores compartieron “momentos únicos e inolvidables. Ella ha sido como una madre para nosotros tres, prácticamente nos ha visto nacer y nos ha cuidado mucho”.

Por su parte, el alcalde de Sacaba, Humberto Sánchez, quien encabezó el homenaje, aprovechó la oportunidad para pedir a todos los bolivianos no descuidar ni agredir a las mujeres de sus hogares.

Julia Flores, con pelo blanco y la piel  marchitada por el paso del tiempo, sobrellevó el acto con una actitud afable. Se le iluminó el rostro al recibir como regalo, de parte del alcalde, un charango, instrumento que tocaba en sus tiempos mozos. Tomó diestramente el aparato, sincronizó algunas notas y vocalizó un canturreo en quechua, pues nunca aprendió a hablar castellano.

Otra longeva agasajada el Día de la Mujer fue Inocencia Íñiguez, de 110 años (nacida el 28 de diciembre de 1907 en la comunidad de Igüembe de Chuquisaca) quien recibió adulos en Cuatro Cañadas, municipio cruceño ubicado 100 km al este de la ciudad de Santa Cruz.

En Bolivia no existe un registro oficial de la mujer más longeva; No obstante, Flores está registrada en el Servicio General de Identificación Personal.



En esta nota



e-planning ad