TENDENCIAS

¿Qué hay detrás de los apodos en las parejas?


Hay estudios que dan respuesta. Mientras que especialistas dan tips para sacarle provecho a esta situación que es parte de la vida cotidiana en las relaciones de pareja

¿Qué hay detrás de los apodos en las parejas?
Escuchar el artículo Pausar Lectura

20/03/2016

Toda la vida las parejas han encontrado nombres cariñosos para llamarse entre ellos “Mi vida”, “bebé, “hermosa”, “osita”,  “bombón” entre otros. Pero, ¿qué tan beneficioso o perjudicial pueden ser en una relación?.

Según el estudio que se publica en el portal Wapa y que fue realizado por la Universidad de Ohio, los apodos serían considerados como un lenguaje de comunicación positiva que se puede utilizar en la vida cotidiana. Según ellos esta sería la única cosa más fácil que podría hacerse para mantener fuerte una relación, se tendría un vínculo más privado, algo así como un mundo propio.

Por su lado para Bruess, sicóloga en la University of St. Thomas, Minnesota, el uso de un lenguaje amoroso entre la pareja, es una manera simbólica de demostrar que la relación te importa lo suficiente como para desarrollar una propia manera de hablar.

Aunque la lista de apodos puede ser tan interminable, como la imaginación lo permita, de acuerdo a otro estudio realizado, los más comunes son “bebé”, “amor”, “cielo” y “mi vida”. Otros dicen que es la manera más sencilla para mantener una buena relación de pareja.

Un nombre para una persona especial

Decirle al ser amado un sobrenombre es para dejar en claro que no eres cualquier persona, eres especial. Con esto se crea intimidad, armonía y una respuesta positiva en la relación. Tú no eres “Claudia”, “Tania” o “Mariana”, eres mi “princesa”, mi “preciosa”, eres única. Al hacer esto, las parejas cambian el significado de lo que eres en términos de una relación, es decir, dejas de ser esa persona que todo mundo conoce para ser alguien más para mí”, explica en el portal Bienestar180,  Óscar Galicia, investigador del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana.

Pero ojo, “A algunas personas, sobre todo a los hombres, no les gusta decir apodos amorosos. Esto no tiene nada que ver con el hecho de que no te amen, simplemente que les cuesta trabajo expresar y aceptar sus emociones", indica el experto.

Cuando los apodos son negativos…

“Gorda”, “vieja” y “greñuda” son algunos apodos que denotan un trasfondo negativo en quien lo dice, indica Galicia. “Con estos sobrenombres se recalcan constantemente los errores y defectos de la otra persona. En este tipo de relaciones el amor pasa a segundo término y predomina la posesión, autoridad, dominio y violencia.

“Si tu pareja se refiere así de ti, dile que no te gusta que te hable de esa forma, que prefieres que te diga algún apodo que sí sea con cariño. A veces en las relaciones de pareja no nos damos cuenta que las personas que más nos aman, son las que más nos pueden lastimar”.

Cabe resaltar que cuando el apodo te ofende o humilla, tal vez sea hora de hablar seriamente con tu pareja.

¿Qué debes tomar en consideración a la hora de llamar a tu pareja de cierta forma?
?

?De acuerdo a un artículo en primerahora.com estos aspectos hay que tomar en cuenta:

-Puede usarse un apodo basado en su nombre, siempre y cuando no le resulte ofensivo.

-No bases el apodo en algún rasgo negativo de su pareja, sino en aquello que más te gusta. En momentos de crisis puede restar en vez de sumar si la autoestima de la otra persona no es buena.

-Puedes utilizar un apodo que sea similar a la forma en que te llaman a ti. Por ejemplo: “príncipe” y “mi princesa”.



 




En esta nota