TENDENCIAS

Primera demanda contra el juego Pokémon Go


Un hombre de EEUU se querelló ante un juez por uso de propiedad privada para la caza de pokémons. Las compañías tienen 21 días para responder

Los jugadores muchas veces invaden espacios privados para cazar pokémons
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/08/2016

Un habitante de Nueva Jersey con pokémons en su patio trasero planteó lo que posiblemente sea la primera demanda contra Niantic y Nintendo por soltar ejemplares de los monstruos en el mundo real.

Alega que los jugadores se introducen sin invitación en su casa, en su carrera para “atrapar a todos”.

El juego, que a menos de un mes de su lanzamiento ya cuenta con más de 100 millones de descargas en todo el mundo y genera 10 millones de dólares de ingresos diarios, se ha visto enfrentado a diversos problemas tras su lanzamiento, no solo relacionados a su funcionamiento, sino con accidentes, bloqueos por asuntos políticos y religiosos e inconvenientes con las actualizaciones.

"Al menos cinco personas llamaron a la puerta del demandante y pidieron acceso a su patio trasero con el fin de capturar pokémons", dice la demanda de Jeffrey Marder, un habitante de Nueva Jersey (EE.UU.), afirmando que el juego había ubicado a las criaturas virtuales en la residencia sin su consentimiento.

La acción, que busca una demanda colectiva, continúa señalando que la situación de Marder no es inusual y que apunta a una serie de otros ejemplos, incluyendo la del Museo del Holocausto de Estados Unidos en Washington, DC, que se convirtió en el hogar no deseado de algunos pokémons.

Marder indica que los jugadores están interfiriendo con el uso y disfrute de su casa, y que el desarrollador Niantic, así como Nintendo y The Pokémon Company se están beneficiando de un juego que puede tener a jugadores traspasando continuamente la propiedad privada.

"Para crear ese mundo de inmersión, Niantic hizo uso no autorizado del demandante y la propiedad de otros mediante la ubicación de Pokéstops y gimnasios Pokémon", señala la demanda. "De este modo, Niantic ha animado a millones de jugadores a hacer incursiones no deseadas en las propiedades del demandante y otras personas, resultando en una invasión clara y permanente en el que los acusados se han beneficiado y han obtenido lucro".

La demanda pide incluir a "todas las personas en los Estados Unidos que son dueños de su propiedad y en donde las coordenadas GPS hayan sido designados por los acusados, sin autorización, como Pokéstops o gimnasios en la aplicación móvil Pokémon Go".

En resumen, la corte debe determinar si ciertamente, el juego incita a los usuarios a traspasar la propiedad privada. Niantic, The Pokémon Company y Nintendo tienen 21 días para responder a la demanda.



 




En esta nota