TENDENCIAS

¿Por qué se contagian los bostezos?


Aunque no estemos cansados ni con sueño, ver bostezar a otra persona nos hace realizar lo mismo la mayoría de las veces. ¿Por qué pasa? ¿Qué saben los científicos?

¿Por qué se contagian los bostezos?
Escuchar el artículo Pausar Lectura

22/07/2016

¿A quién no se le ha "pegado" un bostezo más de alguna vez? Puede ser incluso que mientras lees este artículo o al mirar la ilustración, ya te hayan dado ganas de bostezar aunque tu cuerpo no lo necesite. Pero ¿cuál es el motivo?.

El bostezo, que se inicia en el feto materno, no es exclusivo del ser humano: “Ocurre tanto en personas como en algunos animales”, indica la psicóloga clínica del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, Soraya Bajat en un artículo que se publica en el diario español La Vanguardia.

Un proceso de unos seis segundos que sirve para relajar el organismo. “La respiración que se lleva a cabo es diafragmática y esto se encarga de activar el sistema nervioso parasimpático -responsable de regular el cuerpo cuando descansamos-”, explica la experta.

Aunque los primeros bostezos se producen antes de nacer, el efecto contagio no empieza hasta los cuatro o cinco años, explican los expertos.

Es contagioso y hay una razón detrás

Hay muchas teorías sobre las causas de este fenómeno. La más extendida -y apuntalada- según publica el diario español El País, es que todo se debe a la empatía. Nuestra capacidad para entender y ponernos en el lugar del otro (una cualidad que también se ha detectado en primates como los chimpancés) sería la clave para explicar por qué nuestro organismo imita lo que ve en el otro como si de un espejo se tratara.

Sin embargo, una investigación publicada en la revista Plos One duda de la fortaleza de esta relación y sugiere que tal vez haya que buscar también en otros sitios el origen de los bostezos contagiosos.

Según un estudio publicado en el Royal Society Open Science del que se hace eco el diario La Vanguardia, las mujeres son más propensas a contagiarse del bostezo porque tienen mayor capacidad empática.

“El contagio del bostezo requiere de diferentes redes neuronales implicadas en el procesamiento de la empatía, incluyendo el giro frontal inferior y otras áreas de neuronas espejo”, expresan sus autores.

,
Bostezo
,


Una forma de comunicación
?
Otra corriente liga el bostezo a una forma de comunicación desarrollada por los primeros humanos, indica La Vanguardia. “Considerando que el bostezo se activa durante momentos bajos de vigilancia, la transmisión social de estos comportamientos se ve reforzada tras las amenazas ambientales”, asegura la estudio de la State University of New York .

El líder de la investigación, el Dr. Gordon Gallup, define este efecto como: “el bostezo impulsado por la vista, el oído, la lectura o el pensamiento de otra persona llevándolo a cabo”.

Tras tanto bostezo, ¿bostezaste leyendo este artículo? ¿Cuántas veces?



 




En esta nota