TENDENCIAS

Ojo con qué alimentos vas a recalentar


Pollo, arroz, papa, champiñones y espinaca pueden pasar de una rica comida a un caldo de cultivo de bacterias y después a un severo problema de intoxicación

Recalentar la comida puede ser letal con ciertos alimentos como el pollo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

18/05/2016

Llevarse el tupper al trabajo o mandar a los chicos al colegio con su almuerzo parece ser la opción más económica y saludable, pero ojo, hay que tener cuidado. Según el Consejo Europeo de Información para la Alimentación (EUFIC), recalentar algunos alimentos o almacenarlos de forma inapropiada resulta peligroso para el organismo.

La comida se puede convertir en el caldo de cultivo favorito para ciertas bacterias y para las temidas infecciones alimentarias. Por ejemplo, para consumir el pollo con seguridad debe estar bien cocinado en todas sus partes, la salmonella es común en las aves y una cocción insuficiente incrementa el riesgo.

Como en la mayoría de las oficinas el medio para calentar es un microondas, hay que tener en cuenta que estos aparatos no penetran por igual en todas las partes de la comida, algunas se calientan antes que otras. Para asegurarse de que la ingesta de pollo sea segura no deben quedar partes rosadas.

En cuanto al arroz, hay que prestar atención a cuanto tiempo ha pasado este a temperatura ambiente, espacio en que hay más probabilidades de que desarrolle agentes tóxicos. Cuando no es posible comerlo recién cocinado, se aconseja guardarlo en la heladera lo antes posible (antes de una hora) y no dejar pasar más de 24 horas hasta su consumo. La intoxicación por este alimento puede provocar vómitos y diarrea.

Cuidado con los purés y guisos que contengan papa. El riesgo está en el proceso de almacenamiento. Si la papa se deja enfriar a temperatura ambiente puede desarrollar Clostridium botulinum que puede causa una intoxicación grave.

Por otro lado, mantener los champiñores a temperatura ambiente, una vez cocinados, es peligroso. La recomendación general es no recalentarlos porque sufren el riesgo de deteriorarse. Mejor utilizar sólo champiñones frescos y enjuagarlos bien aunque parezcan limpios.

Hierro, calcio, potasio… la lista de bondades de la espinaca es larga, pero cuenta con una parte oscura: contienen grandes concentraciones de nitrato.Esta sustancia es inofensiva, pero se puede convertir en nitritos y de ahí en nitrosaminas, algunas de las cuales se conocen por ser cancerígenas. El proceso se desencadena cuando las espinacas se calientan, almacenan y, más tarde, se vuelven a someter a calor.
?



 




En esta nota