SALUD

Los tres síntomas de que padeces el síndrome de desgaste laboral


La Clasificación Internacional de Enfermedades, que sirve para establecer tendencias y estadísticas sanitarias, advierte los riesgos de los males vinculados al estrés en el trabajo


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

28/05/2019

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el desgaste profesional, comúnmente conocido como "burn-out", es un "fenómeno vinculado al trabajo", declaró este martes un portavoz, matizando el anuncio que la víspera había realizado la agencia especializada de la ONU. 

El lunes la OMS indicó que el desgaste profesional fue incorporado en su nueva Clasificación Internacional de Enfermedades, que sirve para establecer tendencias y estadísticas sanitarias. 

Pero, el martes, un portavoz aportó una corrección, al precisar que el desgaste profesional ya estaba incluido en una clasificación precedente bajo el capítulo "Factores que influyen el estado de salud". 



"La inclusión en ese capítulo significa precisamente que el desgaste profesional no está conceptualizado como una condición médica sino más bien como un fenómeno vinculado al trabajo", apuntó en un comunicado enviado a los medios.

Además, precisó que la única definición de desgaste profesional "fue modificada a raíz de las investigaciones actuales". 

Los síntomas

El desgaste profesional fue descrito como "un síndrome [...] resultante de un estrés crónico en el trabajo que no fue gestionado con éxito" y que se caracteriza por tres elementos: "una sensación de agotamiento", "cinismo o sentimientos negativos relacionados con su trabajo" y una "eficacia profesional reducida".

El registro de la OMS precisa que el desgaste profesional "se refiere específicamente a fenómenos relativos al contexto profesional y no debe utilizarse para describir experiencias en otros ámbitos de la vida". 



La nueva clasificación, llamada CIP-11, publicada el año pasado, fue adoptada durante la edición de este año de la Asamblea Mundial, la número 72, y entrará en vigor el 1 de enero de 2022.

La lista, confeccionada por la OMS, se basa en las conclusiones de expertos médicos de todo el mundo. 

La Clasificación de Enfermedades de la OMS proporciona un lenguaje común que facilita el intercambio de informaciones sanitarias entre los profesionales de la salud de todo el mundo.