TENDENCIAS

Durmiendo con el enemigo: moho, ácaros y bacterias


Las sábanas deben lavarse por lo menos una vez a la semana. Las bacterias y demás microorganismos indeseables se matan con altas temperaturas. 

La cama no solo acumula polvo, también hongos, ácaros y bacterias
Las personas pasamos un tercio de nuestras vidas en la cama

16/12/2016

Un artículo de la revista S Moda del diario El País de España invita a mirar detenidamente tu cama porque las sábanas son, en realidad, un festival de ácaros, bacterias y mugre de tamaño infinitesimal. El menú fatal de tu lecho incluye restos de pieles muertas, pelos, bacterias, mohos, ácaros e incluso materia fecal (el sudor lleva bacterias E-coli que abandonan su residencia habitual en el intestino y salen a dar una vuelta por tu cama).

Según un estudio de Ariel Hygiene y el Instituto Pasteur, el 90 % de los alemanes y británicos efectúa un lavado semanal. Este es el mínimo recomendado por el prestigioso Instituto “para impedir que se multipliquen los ácaros del polvo y se acumulen alérgenos”. La mala noticia es que puede que su paso por la lavadora no sea suficiente para acabar con ellos.

 

¿Y cómo hay que lavar las sábanas para que los microorganismos no se peguen un festín mientras estamos en brazos de Morfeo? Hay que 'achicharrarlas'. Estos pequeños seres aterradores son capaces sobrevivir a los lavados en frío y atrincherarse en el tambor hasta el lavado siguiente. Un lavado a 30 ºC solo elimina al 6% de estas criaturas, mientras que el programa a 60 ºC garantiza el exterminio total.

Las bacterias pueden causar infecciones o alergias a las personas enfermas, bebés o con las defensas bajas. Los científicos proponen como solución añadir productos desinfectantes al lavado o recurrir a detergentes con bactericidas. Otra solución más doméstica es aplicar la receta de las abuelas, tan sabias ellas sin tanto master en ciencias: tender al sol y esmerarse con la plancha.

 

 



En esta nota



e-planning ad