salud

Linfoma: el cáncer que permite hablar de cura


De todos los cánceres, el linfoma registra uno de los mayores avances en curación cuando se detecta a tiempo. Conoce de qué se trata y cuáles son los síntomas

El 15 de septiembre se recuerda el Día Internacional del Linfoma
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/09/2016

De los más de 200 tipos de cánceres que existen, el linfoma registra uno de los mayores avances en curación.

El Linfoma No Hodgkin (LNH) es el tipo de cáncer del sistema linfático más común, cada 90 segundos se diagnostica un caso en el mundo y su incidencia aumenta desde la década de 1970. Sin embargo, la tasa de sobrevida es muy alta cuando se trata de forma temprana, señala un comunicado del laboratorio Roche.

A diferencia de otras enfermedades, el linfoma no nace en un órgano para luego expandirse hacia los demás, sino que afecta en forma conjunta a diferentes ganglios del organismo. Por eso, cuanto antes se detecte, la enfermedad será menos voluminosa y por lo tanto las posibilidades de cura aumentan.

Clasificación de los Linfomas
Los linfomas se clasifican según el aspecto que presenten las células en el examen microscópico. Al examinar las células, el especialista puede indicar qué tipo de linfocito ha experimentado una transformación anormal.

Esta información indicará a su médico si el paciente padece la enfermedad de Hodgkin o linfoma no Hodgkin (LNH). Este último es el linfoma más frecuente, ya que se encuentra en 4 de cada 5 casos.

Aproximadamente 1 de cada 50 personas en el mundo desarrollan LNH y, aunque puede aparecer a cualquier edad y en ambos sexos, es más común en hombres de entre 65 y 74 años.

Síntomas
El síntoma más frecuente del linfoma es la aparición de un bulto o tumefacción indolora en el cuello, axila o ingle.

Otros síntomas frecuentes son los siguientes: sudoración excesiva, fiebre, pérdida de peso inexplicada, pérdida de apetito, cansancio anormal, tos o falta de aire y picazón persistente generalizada.



 




En esta nota