ciencia

La verdadera ‘ciencia de la felicidad’ en 4 hábitos


El investigador de Harvard, Dan Gilbert, estudia la sicología a partir de experimentos. Asegura que hay 4 cosas, al alcance de todos los bolsillos, que nos hacen más felices

El sicólogo de Harvard, Dan Gilbert participó de un encuentro con la prensa en Madrid (España)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/07/2016

“Intentar ser más feliz es como bajar de peso. No hay ningún secreto para hacerlo: comer menos y hacer más ejercicio. Con la felicidad ocurre lo mismo. Hay unas pocas cosas que se pueden hacer y, si se hacen todos los días religiosamente, el promedio de felicidad irá subiendo”, señala el investigador de la Universidad de Harvard, Dan Gilbert.

El estudioso se mueve en un terreno complicado: el de la millonaria ‘industria de la felicidad’ que genera millones de dólares con charlas motivacionales, cursos y libros de autoayuda. “Un mundo lleno de charlatanes y farsantes”, apunta el diario español El País y añade que “la industria de la felicidad es una buena idea, pero debe basarse en la ciencia”. Lo cierto es que el placer y la búsqueda de la felicidad han captado siempre el interés de la gente.

Para hablar de esto, Gilbert se basa en datos, experimentos y una serie de teorías que revelan la realidad de la mente. Para el investigador de Harvard, cuyos estudios se publican en las mejores revistas de ciencia como Science, el secreto de la felicidad está en cuatro actividades cotidianas que están al alcance de cualquier bolsillo: sexo, ejercicio, música y conversación.

¿Y los hijos?
Casi todas las personas que tienen hijos aseguran que ellos son su mayor fuente de felicidad. Sin embargo, Gilbert no los incluye en la lista de los cuatro elementos clave para ser feliz. El argumento para no hacerlo es que “los niños son como la heroína”, una droga que si bien da placer, destruye el resto de fuentes de felicidad, como la familia y los amigos. Con los hijos, señala Gilbert, ocurre exactamente lo mismo.
“Los padres dejan de practicar sexo, salir con los amigos o acudir a conciertos (…) muchas madres me dicen que sus hijos son su mayor fuente de felicidad y yo les respondo que tienen razón. Si solo tienes una fuente de felicidad, es tu mayor fuente de felicidad”, dice sin reparos el investigador, en una entrevista con el diario El País

El dinero a veces compra la felicidad
“¿El dinero no compra la felicidad? Sí la compra. No hay ni un estudio que muestre que un euro extra hace disminuir la felicidad”, sostiene Gilbert. Sin embargo, aclara que cuando eres pobre, un poco más de dinero supone una inmensa felicidad. Sin embargo, un millonario necesita una cantidad de dinero para aumentar, tan solo un poco, su felicidad.

Los estudios muestran que una escapada a París hace más feliz que comprar un coche deportivo. “Invertir en experiencias es mejor que invertir en cosas materiales”, señala Gilbert en una entrevista con El País.



 




En esta nota