TIENE 110 AÑOS

La mujer más longeva de Santa Cruz nunca estuvo hospitalizada


La centenaria nació en Chuquisaca y a fines de los 60 se vino a vivir a Santa Cruz. Nunca ha sido operada en su vida 

Inocencia tiene cinco hijos. Vive con una hija, Elisa, de 68 años

12/10/2017

Inocencia Íñiguez se bajó del torito amarillo con ayuda de un bastón de madera rústico y la de sus dos acompañantes. Sus 110 años le pesaban en las piernas, pero solo eso. No tiene una sola operación y nunca en su vida fue hospitalizada. Ataviada con sus mejores galas llegó a tiempo al agasajo armado en su honor con motivo de la celebración del Día de la Mujer Boliviana en Cuatro Cañadas, municipio ubicado 100 kilómetros al este de la ciudad de Santa Cruz.

La mujer, de 110 años, es considerada la más longeva del lugar, por eso en la unidad educativa Juan Pablo II se le entregó un reconocimiento “a la señora Inocencia Íñiguez, nacida un 28 de diciembre de 1907 en la comunidad de Igüembe del departamento de Chuquisaca”, expresó el profesor Catalino Martínez en el acto, frente a alumnos, profesores y el alcalde del municipio, Genaro Carreño. 

Su historia
Inocencia tiene cinco hijos, vive en el barrio La Frontera y trabajó en labores domésticas y en actividades agrícolas, también se dedicó a la crianza de animales de corral para mantener a su numerosa familia.

Según ella misma cuenta, el secreto de su longevidad radica en haberse alimentado con puro maíz y chancaca de caña en su niñez y juventud. “Había azúcar pero no comprábamos y comer arroz era un lujo”, recuerda.

A la centenaria también le tocó vivir la Guerra del Chaco con Paraguay, suceso que la dejó marcada porque los militares se llevaron a sus hermanos y familiares, algunos volvieron  vivos de la guerra, pero otros no.  

En 1963 decidió migrar a Santa Cruz, a Puerto Pacay, con su esposo y sus cinco hijos y el año 2000 se mudaron a Cuatro Cañadas por las inundaciones del Río Grande en busca de mejores días. 

En la actualidad vive con su hija Elisa Panique de 68 años, ella es la que la mantiene con los horneados que hace para vender todas las tardes en los distintos barrios de esta población. 

Sus otros hijos:  Juan de Dios, Carmen, Ciro y Herminia Panique decidieron irse a vivir a otros lugares. “Mi mamá es un tesoro y me hace compañía, ella  es muy fuerte, nunca cayó en el hospital ni se internó; le gusta levantarse bien temprano y es muy activa”, remarcó Elisa.

Comentó que su madre le dijo que no quiere volver nunca más a su comunidad por las cosas que le tocó vivir durante la Guerra del Chaco.
Mujeres, las más longevas

La persona más longeva del mundo es una japonesa, Nabi Tajima, con 117 años. Ella fue reconocida así este año tras el fallecimiento de la jamaiquina Violet Moos- Brown, a los 117 años.

Los científicos se han aventurado a decir que puede ser que la testosterona refuerce los cuerpos de los hombres a corto plazo, pero los deja más expuestos a enfermedades del corazón, infecciones y al cáncer, mientras que a las mujeres el estrógeno funciona como un antioxidante que limpia restos químicos 
venenosos que son la causa de estrés en las células y por ende, del envejecimiento.



En esta nota



e-planning ad